Odio la Navidad

Texto de Yunuen Cuenca / Ilustraciones de Fernanda Castro

unnamed-1

Despierto alterado. La oscuridad se lanza sobre mis ojos. Algunas manchas se ordenan y forman una figura, pero nada se mueve, nada se escucha. De vez en cuando el crujido de una rama o los pasos de algo pisando la nieve. La noche se escurre en mi cuarto más densa que nunca.

unnamed-2

Por fin puedo ver el resplandor de las luces del árbol de Navidad debajo de la puerta: lucecitas blancas, azules y rojas. Entonces distingo una mancha más opaca que el resto. Intento enfocar. Es una forma abultada. Otra vez las luces rojas, azules y blancas. Mis ojos se empiezan a acostumbrar. La figura sigue ahí. Es la silueta de un hombre de pie frente a mí. Lleva algo en la espalda, también un gorro y unos anteojos. Las lucecitas del árbol brillan en sus espejos. Debajo de estos, su bigote y la barba se escurren hasta el pecho. Mi cuerpo se entume. Siento sus ojos clavados en mí. La forma se acerca. Entonces puedo ver que levanta una mano. Lleva un cuchillo. Las luces del árbol destellan por última vez en el filo.

unnamed

.

Pin It on Pinterest

Esparce la Infección