El género musical conocido como metal ha sido histórica y socialmente asociado con el terror. Y no es para menos, pues desde el inicio se le consideró música del infierno, tal vez por su estridencia o tal vez por sus orígenes asociados a Hel y la cultura vikinga o tal vez porque lo mórbido ha sido inspiración de muchas bandas del género.

Pero sin entrar en una investigación antropológica, hoy presentamos una banda que dejó muy claro que la liga entre el metal y el terror es un “definitivamente”. Larva es una agrupación mexicana invocada por cuatro pelados que tienen muy presente la cultura mórbida dentro de sus influencias.

Captura de pantalla 2015-01-05 a las 13.59.27

Su quinto álbum, “Máquina Misántropa Magnífica” presenta su primer endemoniado sencillo “Dios contra mí”, una canción con un poderoso título que sólo se ve superado por lo diabólicamente enfermo del video. Son cuatro minutos de guitarras pesadas y un doble pedal del infierno acompañando a un desafortunado peón cuyo cuerpo le pertenece a algún demonio y a un sacerdote que pretende exorcizarle. No se a ustedes, pero a mí me encantan las contorsiones de los poseídos, además, estos cabrones de Larva lograron dos cosas que enfrían por completo la médula ósea de cualquiera; un personaje masculino con verdadera apariencia de sufrimiento mientras lucha contra su diablo interno; y un cuarto que funciona estupendamente al responde a la teoría de “menos es más…terror”.

Yo, estimados lectores, no soy fan del metal, pero se debe reconocer cuando algo está bien hecho, y Larva con su “Dios contra mí” es un proyecto sincero, artístico y lo más importante, es mórbido. Así que preparen sus oídos para escuchar un Evangelio de “Máquina Misántropa Magnífica“.

P.D. Lo que realmente me enchino el cuero fue el ser blanco de brazos flacos, ojos grandes y dos dedos que entre la maleza camina mostrandonos que no es de nuestra Tierra.

Pueden seguir el trabajo de Larva en Facebook, Twitter, Soundcloud y por correo electrónico en larvamx@hotmail.com

Share: