[embedplusvideo height=”367″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/1D1WGVt” standard=”http://www.youtube.com/v/9sB0R7kArD8?fs=1″ vars=”ytid=9sB0R7kArD8&width=450&height=367&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep6814″ /]

| THE TERMINATOR

Dir. James Cameron |


En la lista de 100 Héroes y Villanos del American Film Institute hay solamente dos máquinas de ojo rojo representadas: HAL 9000 (en el 13º sitio) y el T-101, mitificado (y probablemente también destruido) por alguien cuyo apellido sonaba imposible de memorizar, y a quien solía referirme como Conan.

Arnold Schwarzenegger en 1984 pasó de ser El Destructor a convertirse en THE TERMINATOR. La película que le dio la carrera a James Cameron, quien venía de dirigir la secuela Piraña (Piraña 2: los Vampiros del Mar) para Roger Corman, y gracias a la cual pudo hacer la secuela de Alien para la 20th Century Fox.

Luego de que Mel Gibson declinara el protagónico y los productores consideraran a O.J. Simpson demasiado amable para el rol que nos dio a Schwarzenegger en gafas Gargoyles. Lance Henriksen también fue considerado pero cuando Arnold audicionó, practicamente se acabó el debate. Y Cameron lo convirtió en androide en su siguiente película juntos.

¿Quien hubiese adivinado que 13 años después Cameron sería el rey del mundo o que casi dos décadas en el futuro Schwarzenegger sería electo Gobernador de California? Quizá a eso se refería THE TERMINATOR cuando dijo: “I’ll be back.”

Olvídate de los últimos intentos por reactivar la franquicia y perdónale a Cameron haber castrado al personaje en la secuela. Esta es la original y lo tiene todo. Es una muestra de la ambición que caracterizaría a JC a futuro.

Share: