Bidibi babidi bui: La moda y la brujería como reflejo social- Parte 2

BANNERMM6

 *La sexta edición de Mórbido Magazine sobre moda está disponible en Walt Mart, Sanborns, Blockbuster, Comercial Mexicana y en nuestra tienda en línea de Kichink.

Si quieres leer la primera parte de esta entrada, da click aquí

Por Cutberto Enriquez Pineda

Hay un aspecto que destaca en las aproximaciones que la industria de la ropa ha tenido hacia la bruja. La identidad contra cultura del gótico. Sin hablar de sus orígenes, partiré del punto de que se le ha etiquetado (0 auto etiquetado), a una identidad contemporánea. Nacida del underground inglés y rayando en la contracultura, hoy sigue en discusión el porqué de su nombre. Una hipótesis llega hasta Andy, el líder de los Sex Gang Children, a quien se le atribuye el término por su mote, Gothic Goblin. Un look ampliamente conocido e imitado: cuero y ropas en negro, rojo y azul. Variantes desde reminiscencias del periodo victoriano, al post punk electro. Hijo del punk y del New romantical, drama y música. Literatura y arte.

Del 2008 al 2009, el Fashion Institute of Technology organizó la muestra Gothic: Dark Glamour. En donde se analizaron las fuentes estéticas y derivaciones culturales de esta identidad, resumida en unos puntos básicos: la noche, el misterio, el peligro, el uso de curiosidades, accesorios creados a partir de elementos que causaran miedo o asco, entre otros contextos. Todo un Gabinete de Curiosidades. Una extraña belleza, donde lo grotesco y lo bello se funden en lo siniestro para crear referencias poco convencionales para lograr una moda poco convencional. En este sentido, la muerte es revalorizada y cortejada a través de la moda. La sociedad puede entregarse a un amor histérico a través del uso de símbolos y alegorías.

Retomando la figura de la bruja se busca empoderamiento y capacidad de cambiar, con el uso de la magia, su situación cotidiana. Se busca domesticar a la muerte, racionalizarla, valiéndose de un severo ceremonial y una máscara estética. Ropajes que permitan sentirse amos de su destino.

Mi análisis, en este punto, me ha llevado a pensar en dos cosas:

1. Que los diseñadores buscan este tipo de iconos, pues son llamativos y siempre causan controversia. Quizás de esto surge el interés de las personas por comprar estas prendas y sentirse, un poco, los y las chicas malas.

2. En la opinión de Vianka The Voodoo Girl, una modelo, actriz y dramaturga quien dice que:

Las chicas que buscan disfrazarse de brujas sólo lo hacen por llamar la atención, pues las verdaderas brujas no andamos con túnicas ni ropa tétrica. Las brujas quieren que las encuentren, o que sepan en lo que creen. Las niñas que se disfrazan de brujitas sólo dejan en claro que ignoran el tema.

Quizás no está tan alejada de la realidad, pero es cierto también que la figura de la bruja ha sido, en ocasiones, verdaderamente usada como herramienta contra-sistema y contra cultural. Concretamente podemos hablar del colectivo Women’s International Terrorist Conspiracy from Hell (W.I.T.C.H), nacido durante la segunda ola del Feminismo en las décadas de los años 60 y 70, del siglo XX.

Todo empezó con una ruptura, algunas miembros se separaron del colectivo New York Radical Women al considerarlo demasiado pasivo y politizado, pues ellas buscaban acción de guerrilla cultural. Utilizaban el performance y el arte, (¿madres-hermanas de la propuesta de Jodorowsky?).

Las acciones de W.I.T.C.H. buscaban romper no solo el esquema, sino el concepto de mujer como criatura biológica y sexualmente definida. Rechazan y buscaban la destrucción de la pasividad en el modelo femenino. Sus incursiones lanzando hechizos y maldiciones a la bolsa de trabajo me hacen recordar con una sonrisa, la propuesta que estuvo circulando hace no mucho en la red, de hacer un hechizo o maldición contra Peña Nieto. – ¡Pasad la palabra hermanas!- era el grito de guerra con que finalizaban sus consignas, y eco de ello lo puedo ver en ciertos hechizos y posturas, como el de las WICCA, por ejemplo.

A member of the Women's International Terrorist Conspiracy From Hell (WITCH) in full costume for a demonstration. Jo Freeman/Photo of Mary Dore

A member of the Women’s International Terrorist Conspiracy From Hell in full costume for a demonstration. Jo Freeman/Photo of Mary Dore

En un ámbito más… humano, son las madres de las Guerrilla Girls, Femen y las Pussy Riot (sí niños, nada es nuevo y sí es muy honorable rendir, mediante la acción, homenaje a quienes verdaderamente muestran otras vías para la rebeldía). Así que, si Zsuzsanna Budapest es la madre de la wicca feminista, las W.I.T.C.H logran el empoderamiento de la mujer. Las mujeres pueden y deben ser fuertes, sin negar su feminidad e innata belleza física.

Ligado a este empoderamiento femenino, las W.I.T.C.H, y algunas ramas de la WICCA, buscan el análisis y rescate de las brujas ante el genocidio cometido contra la mujer. Retomándolas y posicionándolas no sólo ahora como brujas, sino como mujeres sabias que se resistieron a el poder masculino entronizado en la Iglesia y el Estado.

“Dance of the Witches in Front of Chicago Federal Building, Oct. 31 1969.”

“Dance of the Witches in Front of Chicago Federal Building, Oct. 31 1969.”

De acuerdo a Silvia Federici: “La figura de la bruja funciona a la hora de construir el mundo como arquetipo de la mala mujer, ya sea bruja, puta, madre, rebelde o sabia”.

Sin embargo este arquetipo tiene elementos que se niegan a cambiar, de acuerdo con Dorothy Bloch aún hoy día, tanto niños como niñas tiene muy presente figura de la bruja como un ente negativo y peligroso, y no tango como una figura de empoderamiento. (Para que la bruja no me coma: fantasía y miedo de los niños al infanticidio, Dorothy Bloch, 1985).

.

Pin It on Pinterest

Esparce la Infección