Una película peligrosa: Letras explícitas (Straight Outta Compton)

Por Adrián García Bogliano

Pocas veces uno tiene la sensación en el cine de estar viendo algo peligroso, algo que quizás uno no debería estar viendo. Así se sienten algunas de las grandes películas de terror y así se siente Straight Outta Compton, que se estrena esta semana en México bajo el título de Letras Explicitas.

F. Gary Gray (que regresa a trabajar con Cube después de la comedia generacional Friday) le imprime un pulso endiablado a la película a través de sus dos horas y media de una mirada épica al movimiento del rap en la costa Oeste contada desde el punto de vista del seminal grupo N.W.A. (Niggaz Wit Attitudes) que con solo dos discos revolucionaron el mundo del rap, popularizando el gangsta rap creado por Schooly D y Ice T.

LwoaE

Con Straight Outta Compton Ice Cube y Dr Dre, otrora miembros fundadores de N.W.A y hoy convertidos en dos de las figuras mas importantes del mundo del espectáculo norteamericano, completan un circulo. De ser los adolescentes criados en un ambiente dominado por las drogas y la delincuencia donde fueron claves para imponer el gagnsta rap que dominó la escena musical norteamericana de fines de los ochenta y principios de los noventa a contar su increíble historia en una película de enorme éxito de taquilla. De componer Dopeman, que homenajeaba la figura de semi dios de Tony Montana a hacer su propia épica al estilo de Scarface o los mejores films de gangsters modernos pero subvirtiendo el esquema de “el crimen no paga” para sugerir que la actitud rebelde puede salirse con la suya y, en ocasiones, ser la única manera de conseguir algo.

the-actor-playing-tupac-in-straight-outta-compton-really-resembles-tupac-and-it-s-blowin-470073

El film escatima claramente en profundizar en los elementos más oscuros de los personajes en pos de presentarlos de manera más humana y, hasta cierto punto, como personajes heróicos. Hay quien pudiera entender este enfoque como manipulador pero, las claves de la historia del cine han sido siempre el discurso y el punto de vista. Y N.W.A (y el gangsta rap en general) ya tuvieron suficiente espacio en los medios de comunicación para ser demonizados y culpados de incitar la violencia. Es bueno ver finalmente a Hollywood contar la historia desde otro punto de vista, uno que no carga la tragedia que acarreaba mucho del cine afroamericano de principios de los noventa como Juice, Boyz n the Hood o Menace II Society. Esta vez hay una actitud de triunfo, que convierte a Straight Outta Compton en un film con la estructura de ascenso y caída de las películas de mafia pero sin una verdadera caída al final y sin el cinismo de un Goodfellas, sino con un tono absolutamente de feel good movie.

En ese sentido, Straight Outta Compton es una película peligrosa porque al calor de los abusos policiales y crímenes raciales que sacudieron a Estados Unidos en el último año, es un recordatorio de cómo una actitud y un discurso pueden sacudir una cultura hasta sus cimientos.

Por eso Straight outta compton no se siente como una película, sino como un coctel molotov.

 
En 1987, cinco jóvenes—Ice Cube (O’SHEA JACKSON, JR.), Dr. Dre (COREY HAWKINS de Non-Stop), Eazy-E (JASON MITCHELL de Contraband), DJ Yella (NEIL BROWN, JR. de Fast & Furious) y MC Ren (ALDIS HODGE de A Good Day to Die Hard)—usando rimas brutalmente honestas y ritmos intensos, transformaron su frustración y enojo acerca de la vida en su barrio de Los Ángeles en la más poderosa arma: su música.

.

Pin It on Pinterest

Esparce la Infección