TOP 10: Las mejores películas de 2016.

Fue un año convulso y prolífico para el cine de género. Vimos de todo, desde un muerto viviente escatológico y entrañable hasta desquiciados zombies coreanos, pasando por un nuevo súper anti héroe irreverente, grosero e hilarante que no sabíamos que necesitábamos, una monja demoniaca que se robó una película, modelos caníbales y brujas que sólo quieren vivir deliciosamente.
¿Cuál es la mejor del año? No fue una decisión fácil y hubo mucha polémica al respecto, pero el equipo de Mórbido hizo sus votaciones y te presenta su conteo:

10.- The Conjuring 2 (El Conjuro 2). Por Alfonso Monroy
James Wan seguramente recibió como obsequio navideño por parte de los estudios Warner Brothers un pequeño piso en la ciudad de Santa Mónica u otra exclusiva zona de Los Ángeles, ya que gracias a su trabajo como director y productor logró sacar adelante varias cintas para ellos. James Wan regresó para dirigir la secuela de “El Conjuro”; demostrando su amplia capacidad para generar millones de dólares con tan sólo unos cuantos buenos sustos; sin duda es un filme polémico, ya que para muchos se trató de un ejercicio puramente económico mientras que otros de verdad fuimos sorprendidos con su buena trama y lo que sin duda fueron los mejores créditos finales del año.

 

 

9.- The Shallows (Infierno Azul). Por Adrián García Bogliano
Jaume Collet-Serra vuelve a demostrar que es uno de los directores mas hábiles para el suspenso y el terror que hay en la actualidad. The Shallows se inscribe en la tradición de terrores marítimos que va desde “Jaws” (Tiburón) hasta “Open Water” (Mar Abierto), con una película asfixiante, construida con mano maestra y que nunca da respiro.

 


8.- Don’t Breathe (No Respires). Por Alfonso Monroy
Fede Alvarez ya había recibido el visto bueno de los dioses fílmicos al tener en sus manos en 2013 el famoso remake de la cinta de culto “The Evil Dead” o el “Despertar del diablo” en México, una cinta del famoso Sam Raimi que aún en nuestros días sigue causando revuelo por su crudeza y sentido del humor. Según pareciera, el realizador uruguayo hibernó hasta el 2016 hasta presentar en salas de cine “No Respires”. Lo que inicia como una derivación más de las cintas sobre el tema “home invasión” avanza con dureza y prontitud para convertirse en una cinta de terror y suspenso sin ningún desperdicio; una de esas raras combinaciones de éxito comercial a pesar de su innegable alta dosis de violencia.

 

 

7.- Deadpool. Por Alex Serna
Automutilaciones, humor para adultos y violencia. “Deadpool” fue una de las sorpresas del año, porque nadie esperaba que una película de superhéroes prohibida para niños que costó $58 MDD pudiera recaudar $782,612,155 MDD… y todo aderezado con chistes de masturbación y los 90. Para los que hemos visto películas de superhéroes desde que Michael Keaton era Batman, fue una historia llena del tipo de humor y atención a los clichés a los que estamos acostumbrados los fans a usar justo después de asistir a una función.

 

 

6.- Arrival (La Llegada). Por Alfonso Monroy
Justo cuando pensábamos que las cintas de ciencia ficción nos iban a dejar malparados este 2016, llegó a las salas “Arrival”, basada en un libro de Ted Chiang llamado “The Story of Your Life” y dirigida por el brillante realizador Denis Villeneuve, logrando convertirse rápidamente en una de las cintas más comentadas y valoradas por la crítica y el público por igual. A pesar de que al inicio la cinta es un poco floja, es innegable que el tercer acto es uno de los momentos más geniales del año en cuestiones fílmicas: está película, por increíble que suene, nos devuelve la esperanza de que la ciencia ficción sigue mereciendo verse en pantalla grande. La actuación de Amy Adams, además, es uno de sus mejores trabajos y confirman su impecable calidad y estilo al plasmar toda una amplia gama de emociones a lo largo de 116 minutos.

 

5.- Swiss Army Man (Un Cadáver para Sobrevivir). Por Alfonso Monroy
Los Daniels (directores del proyecto) lograron crear una perturbadora cinta a medio camino entre el terror existencial y la obsesión por los videos cortos de los años noventa. Su trabajo presentado en el Festival de Sundance les valió el reconocimiento y la burla por ambas partes; lo que no se puede negar es que el filme da de qué hablar a pesar de lo en apariencia limitada premisa, así como el trabajo de sus actores, uno más vivo que el otro, ciertamente. Nos gusta mucho lo refrescante de su propuesta, que encierra a la vez un mensaje en tono quizá pesimista de lo ensimismados que vivimos siempre pendientes de un celular, pero aislados de nuestros sentimientos y de los demás.

 

 

4.- The Boy (El niño) Por Adrián García Bogliano
Toda una sorpresa esta variación sobre la premisa estilo “otra vuelta de tuerca”, ya vista hasta la saciedad. William Brent Bell encuentra un nuevo enfoque con una película inteligente y que siempre te lleva a lugares que no esperas. El siempre efectivo elemento de los creepy kids aquí cobra una nueva dimensión.

 

 

3.- Train to Busan (Estación Zombie). Por Alex Serna
Actualmente, el género zombi es tan lento como la criatura y a veces, tan muerto como ellos mismos. En Tren a Busan, eso se queda atrás y lo que obtenemos es una aventura en la que en poco tiempo te importan todos los personajes, algo que ya no sucede en la mayoría de las películas. Olvídate de “The Walking Dead”, los infectados de Sang-ho Yeon vuelven a hacerte sentir en peligro. La sensibilidad y costumbres coreanas son bastante parecidas a las nuestras y, además de salir salpicado de tripas y sangre, después de verla tienes roto el corazón. Y es que ¿a qué vamos al cine, si no es a sentir?

 

 

2.- The Neon Demon (El Demonio Neón) Por Alfonso Monroy
NWR consolida su reputación como el más joven de los chicos malos del cine con su último trabajo; bajo la terrorífica premisa de que la belleza es lo único que existe, la cinta logró convertirse en un acertado referente a la época de superficialidad en la que todos vivimos. La película es rebosante de símbolos y con su precisión casi enferma a los detalles nos logra sumergir dentro de un mundo ficticio de modelaje en el que las chicas hacen lo que sea por permanecer vigentes, en medio de la competencia tan fuerte que existe. Un filme que rompe los estilos y las fronteras en un ejercicio visual que no dejará a nadie indiferente. La amas o la odias.

 

 

1.- The VVitch (La Bruja) por Daniel Solano
Así es, La Bruja nos hechizó este año. Mucho se dijo de The Witch, hasta el punto del hartazgo. Y probablemente es la que más polémica y división causó entre el público en general. Hubo quienes la vieron como un ejercicio más melodramático que terrorífico; falsamente de época – muchos criticaron las numerosas licencias históricas que se tomó (como la bruja sexy con su vestido rojo de lencería cual fantasía de modelo de Instagram – , lenta, pretenciosa y con “cero escenas de miedo” así como quienes vieron en ella la mejor película de terror, no sólo del año, sino de los últimos años, con un abordaje más poético, simbólico y clásico que lo que nos ofrecen los blockbusters de terror más populares – léase El Conjuro 2 -. Robert Eggers, el director, ahora carga un enorme peso/responsabilidad en los hombros, tanto de sus nuevos fanáticos como de sus millones de detractores respecto a su nuevo e insólito proyecto: “Nosferatu”. Estamos seguros que no pasará desapercibida.

¡Salve Black Phillip! ¡Recibe nuestra ofrenda!

 

.

Pin It on Pinterest

Esparce la Infección