El triunfo de todos

Existen las coincidencias afortunadas. El sábado anterior, mientras hablaba sobre la figura del monstruo con un grupo de apasionados, se divulgó una noticia que seguramente ya es conocida por casi todos. Dediqué esa tarde a celebrar el acontecimiento en todas las maneras a mi alcance. El décimo largometraje de nuestro compatriota Guillermo del Toro, La forma del agua (2017), se hizo acreedora al prestigiado León de Oro en la cuadragésima séptima edición del Festival Internacional de Cine de Venecia. El galardón es uno de los más reconocidos de la industria cinematográfica y se otorga al trabajo más notable en esa Fiesta. Esto es motivo de infinita felicidad para los seguidores del tapatío. No porque compartamos nacionalidad, o porque sea la primera vez que la presea es concedida a un cineasta mexicano, ni por la enorme calidad de su filmografía en conjunto, ni porque seamos aficionados a los géneros que tan bien ha defendido en una carrera que casi alcanza el cuarto de siglo. El jurado encabezado por la actriz estadounidense Annette Bening seguramente decidió dar el justo reconocimiento a las posibilidades que ofrecen el horror y la fantasía para retratar la naturaleza humana y convertirse en una obra de arte. Siempre he considerado a Del Toro “uno de nosotros”, como dicen los Fenómenos (1932) de Tod Browning. Su apología a nuestras obsesiones es siempre elocuente. “Algunos encontraron a Jesús. Yo encontré a Frankenstein. La razón por la que estoy vivo, articulado y casi cuerdo son los monstruos”. Su discurso de aceptación hizo sentir un nudo en la garganta a más de uno. Dedicó el trofeo a todos los jóvenes directores hispanoamericanos que se topan con barreras al tratar de contar historias de este tipo. Ha demostrado cabalmente que cristalizar tus sueños es posible sin importar las negativas y falta de visión. Lo creo sin la menor duda: hoy por hoy, si los temas que nos hermanan tienen la oportunidad de recibir un premio como Mejor Película, sería gracias a él. Es un artista sólidamente posicionado y reconocido en las grades esferas del cine comercial. Recordemos que la temporada de los BAFTA, Globos de Oro y Óscares está a la vuelta de la esquina. Si se hiciera merecedor de uno significaría una gran validación para todo en lo que creo y sería un motivo obligatorio para ir a celebrar al Ángel de la Independencia de esta capital, como hacen los aficionados a los deportes a la menor provocación. Estoy seguro que allí vería a muchos de ustedes. La forma del agua se estrenará el próximo 8 de diciembre en Estados Unidos y el 12 de enero de 2018 en nuestro país. Sinceramente, no puedo esperar.

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Es asesor literario de Mórbido. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido en un programa radiofónico.

Roberto Coria

Roberto Coria

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Es asesor literario de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche que murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido ahora en un programa radiofónico. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del que anteriormente era conocido como Distrito Federal.
Roberto Coria

Latest posts by Roberto Coria (see all)

.

Pin It on Pinterest

Esparce la Infección