Fantastic Fest 2017: Brawl in Cell Block 99

Por Eric Ortiz García

La segunda película del director S. Craig Zahler, luego del western Bone Tomahawk, lo consolida como una de las nuevas voces a seguir en el panorama del cine de género. Brawl in Cell Block 99 no será para todo público, no solo por su violencia explícita, sino porque su eventual trama se apega a las reglas de un videojuego – con el protagonista superando diversos “niveles” – y se siente cercana al cine de explotación de antaño.

Vince Vaughn -dando una actuación brutal que lo lleva a otro nivel- es Bradley Thomas, un hombre maduro que en un mismo día pierde su trabajo honesto y descubre que su esposa Lauren (Jennifer Carpenter) lo engaña. Sin embargo, y luego de descargar toda su ira destruyendo a puño limpio el carro de su mujer, Bradley está listo para salvar su matrimonio, intentar procrear otra vez tras una experiencia traumática, y obtener un mejor trabajo. Tiempo después todo marcha acorde a este plan, aunque el hecho de que Bradley ha tenido mejores ingresos traficando drogas naturalmente terminará por arruinarlo todo.

Zahler, inicialmente novelista y guionista, tiene la paciencia y el pulso necesario para desarrollar poco a poco el trasfondo humano de Brawl in Cell Block 99. Zahler no tiene miedo en crear el escenario más trágico posible para sus protagonistas: Bradley termina sentenciado a siete años en prisión tras una transacción de drogas que se salió de control, así dejando sola a su esposa embarazada. La relación entre Bradley y Lauren nunca dejará de ser la clave en medio del infierno que se desata dentro y fuera de prisión.

El filme entiende a la perfección que la violencia sin sentido no tiene el mismo efecto, pero al mismo tiempo construye una trama propia de una propuesta que no teme alejarse de la realidad y aterrizar en un glorioso, divertido y violento universo cinematográfico. La breve aparición del legendario Udo Kier -como el mensajero del antiguo socio criminal del protagonista- marca el inicio de una misión extrema para Bradley: si quiere que su esposa y su bebé no nacido se mantengan a salvo, tendrá que trasladarse a una prisión de máxima seguridad -la cual es dirigida por el personaje de Don Johnson- y matar a uno de los peligrosos prisioneros del llamado bloque 99. Obviamente para llegar a dicho penal no hay otro camino más que el de la violencia.

Es así como Brawl in Cell Block 99 comienza a hacerle justicia a su tajante título. No se trata de una cinta de acción aparatosa, sino que cada riña tiene un timing muy particular; Zahler deja fluir los encuentros entre Bradley y los guardias o los otros presos, sin una edición acelerada. Si John Wick y su secuela son particularmente memorables dentro del cine violento por sus headshots, Brawl in Cell Block 99 lo es por todas esas secuencias de dolor puro en las cuales los huesos se rompen y los cráneos son destrozados sin piedad. Si a todo esto le añadimos un humor inesperado y efectos prácticos dignos de Riki-Oh: The Story of Ricky (el aspecto de la cinta es totalmente deliberado), tenemos una de las experiencias fílmicas más gozosas del año.

Brawl in Cell Block 99 se estrena en cines de Nueva York y Los Ángeles el viernes 6 de octubre; posteriormente, el viernes 13 de octubre, estará disponible en VOD y Digital HD.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest

Esparce la Infección