Ah, esa muletilla de que en el mar, la vida es más sabrosa ¿Sigue teniendo sentido luego de ver Mar Negro?

Si eres de los que añoraban por una cinta que te recordara esa gloriosa segunda parte de Evil Dead: Dead by Dawn (1987) de Sam Raimi o Braindead (1992) de Peter Jackson, y cuestionas la cada vez más frecuente manía de derramar menos sangre en pantalla, claro que lo harás.

En una comunidad pesquera anónima de Brasil, un grupo de pescadores se enfrentan a una calamidad mayor que quedarse sin peces: una mancha negra comienza a contaminar a todos los animales marinos del lugar, volviéndolos mutantes.

Rodrigo Aragao en Mórbido 2013

Rodrigo Aragao en Mórbido 2013

Basta consumir (o ser parcialmente consumido) por uno de esos peces mutantes para convertirse en una nueva camada de zombi: uno que no muere con un disparo en la cabeza ni deja de ser peligroso cuando su cuerpo es cercenado.

En la presentación de Mórbido 2013, respondiendo una pregunta del público tras la exhibición de la cinta, Rodrigo Aragao, director y guionista de Mar Negro, dijo que en cada cinta que realiza intenta meter todo lo que le gusta. Y tal parece que lo que ahora le gustó es juntar a sus dos cintas anteriores, los zombis de Mangue Negro y los monstruos de La Noche del Chupacabras, en una, además de no reservarse a la hora de cantar sus influencias.

Porque al internarnos en el Mar Negro brasileño debemos tener ojos y oídos atentos, pues ahí estará un libro de contenido diabólico, un prostíbulo que abre del crepúsculo al amanecer, un encantamiento que nos recuerda tanto a aquel día en el que la tierra se detuvo como a cierto ejército de tinieblas y por ahí se cuela hasta una chica armada decidida a no ceder terreno.

Vaya, inclusive hay un discurso de jamás nos vencerán que no se siente envuelto en barras ni estrellas.

Decir que Mar Negro está destinada a convertirse en una película de culto es como decir que la sangre es roja. Y si sumamos a Agustín “El Oso” Tapia cercenando cabezas a diestra y siniestra ¿En verdad tenemos razón para salir de la sala disgustados?

Share:
Written by Agustín Galván
Se descomponen cosas gratis. Informes aquí.