Lo que más me gusta del cine es que hay algo para todos, aunque en ocasiones buscar la honestidad en una película es difícil. La misma naturaleza de la fama y el reconocimiento hacen que las pretensiones sean muy comunes en el medio.

Este domingo fue el último día de Mórbido Film Fest 2013, y comenzó con un estruendo impresionante mientras cientos de tiburones caían sobre la ciudad de Los Ángeles en una presentación muy especial de SyFy: SHARKNADO, una de esas películas con el sello SyFy que todos los fanáticos amamos y de la que ya sabemos qué esperar, de esas que avientan la ciencia por la ventana en aras e divertir a la audiencia.

Sharknado es una película completamente honesta. Sabe que es un creature feature, vive al máximo el serlo y se regodea en ello. La premisa de la película es que se forma un huracán en la costa de México que se empieza a ir al norte y que está por llegar a Santa Mónica, California, una ciudad muy cerca de Los Ángeles.

sharknado2

El fenómeno no viene sólo. Con la fuerza del huracán se empiezan a crear tornados y todo viene acompañado de los tiburones que intentaron escapar de la tormenta y, efectivamente, lo imposible sucede: están lloviendo tiburones que se adueñarán de las calles de la ciudad californiana.

La película se presenta sin pretensiones: es un filme sobre algo que es imposible que suceda, es más, sobre algo ridículo: el elenco lo sabe, el guionista lo sabe, el director lo sabe. Entonces en vez de pretender que están haciendo una gran obra de cinematografía dan un salto al precipicio y se entregan de lleno a las deidades del cine B y logran una gran obra que ya es de culto.

Todas las situaciones que hay en la película van en crescendo, empezando por la imposibilidad del escape en la playa de la mandíbula de un tiburón tigre culminando en la orgía de cientos de tiburones que caen del cielo. Parecía difícil de lograr, pero el equipo de Sharknado lo hizo, cada una de las imposibilidades que sucede es más exagerada que la anterior.

sharknado

Las actuaciones son impresionantes, actores que al igual que los personajes que encarnan, perdieron todo y sus mejores días quedaron atrás. Antiguas estrellas como John Heard, Tara Reid e Ian Ziering le dan vida a personajes rotos e incompletos que constantemente le dan guiños a la audiencia y le dan lo que quiere: 86 minutos de tiburones voladores, diversión y las situaciones más inverosímiles del planeta.

Tuvimos la fortuna de ver la película con su guionista, que al final contestó unas preguntas, posiblemente la más valiosa de esa fue cuando le preguntaron que si en su película pensaba que los tiburones eran una venganza, un apocalipsis de naturaleza divina y respondió “no, son sólo tres tornados que traen unos tiburones sedientos de sangre humana”.

La segunda pregunta fue menos esóterica, y simplemente llegó: “¿habrá una segunda parte?” Su respuesta se ganó una ovación de parte de todos en el cine: Sharknado 2 se estrenará en julio de 2014.

Si te dejas llevar en este viaje, si das ese mismo salto al precipicio y disfrutas cada una de sus excentricidades disfrutarás la película como se disfruta el cine pocas veces. Es verdad que es mucho mejor un elenco y un director que te ofrecen una película de tiburones que viajan en un tornado sólo para darte un rato de diversión que uno que te presenta su ópera prima y pretende ser un gran maestro, cuando sólo tiene una película sin valor.

Share: