Videodrome, es una cinta clasificada como Horror Sci-Fi. Dirigida por el canadiense David Cronenberg y filmada en 1983 en esta cinta podemos ver cómo el director retoma su obsesión por las modificaciones corpóreas ligadas al erotismo y a la manipulación psicológica del protagonista. Hell yeah!

Videodrome es una señal de televisión que nace como un proyecto entre Barry Convex (Leslie Carlson) y Brian O’Blivion (Jack Creley) con la finalidad de manipular las mentes de los norteamericanos. Sin embargo falla debido a las complicaciones que sufre O’Blivion por el tumor provocado por la constante exposición a la señal.

videodrome12

La historia comienza con Max Renn (James Woods), socio y buscador de contenido del canal 83 de televisión Civic TV, cuyas emisiones son meramente pornográficas. Fastidiado de lidiar con contenidos ‘light’, Max emprende la búsqueda de un material más salvaje y excitante. Es cuando Videodrome, como por mera casualidad, aparece frente a sus insaciables ojos.

Harlan (Peter Dvorsky), un ayudante técnico del canal, es quien le muestra un video de escasos, pero perturbadores y grotescos 52 segundos. Max queda fascinado y enganchado ante el contenido atroz y brutal en el que torturan mujeres, así como por la naturalidad con la que ejercen las flagelaciones. Según Harlan la señal proviene de Pittsburgh.

Lo que Max desconoce es que todo a su alrededor conspira para llevarlo hacia el Videodrome, pues más tarde en un TV show conoce a O’Blivion y a Nikki Brand (Debbie Harry), una locutora de radio que lo seduce con sus encantos y con sus parafilias.

Max, interesado en saber más sobre Videodrome, recurre a Masha (Lynne Gorman), una viejecita que lo conducirá con el ecuánime O’Blivion, no sin antes advertirle sobre el peligro de las grabaciones que tienen una filosofía y un tinte más político.

Entre más se expone al Videodrome, su realidad se distorsiona porque todo lo que aparece en la pantalla de televisión emerge como una experiencia viva para quienes la ven y llega el punto en que pierde la noción entre lo ficticio y lo real. ¿Estás listo para pagar por esta señal?

Share: