71Z85wEPfUL._SL1500_

Tattoo
“Tatuaje al Desnudo”
Dir. Bob Brooks.

¿Recuerdas cuando los tatuajes eran tabú? Es difícil aceptar que hubo un tiempo cuando tener uno te marginaba a una lista de personas indeseables. En 1981, la mayoría de la población los tenía (aún más) satanizados. No había LA Ink, ni Suicide Girls. A pesar de que los tatuajes no eran novedad y de que han estado presentes en la historia, la religión y el arte desde el inicio de los tiempos, existía cierto estigma para castigar, al menos moralmente, a quien se atreviera a marcar su piel.

Bruce Dern está de moda otra vez, gracias a Nebraska, y merece ganar el premio, mas sabiendo que quizá sea una de sus últimas oportunidades. Su carrera está llena de altibajos y grandes actuaciones. Tarantino ha dicho que Bruce es el único actor al que le puedes pedir algo que nadie más te ofrecerá: “un Dernsie”. Dern suele soltar esos “dernsies” como perlas y son capaces de hacer brillar cualquier pila de mierda en la que se encuentre parado. Aquí encontrarás algunos de ellos en su errática interpretación del tatuador Karl Kinski, un hombre de contrastes, con serios problemas de identidad. Kinski está acostumbrado a hacer las cosas a su modo y su mundo se desploma casi al instante al conocer a Maddy. Una obsesión que, como el tatuaje, es para siempre.

La verdad, ni Dern (Kinski), ni Maud Adams (Maddy) le hacen favores a los tatuadores o a las modelos. El, un completo creeper y ella con el peor radar para detectar patanes. Ambos se encargan de dejar mal parados a los respectivos oficios que representan. 

[embedplusvideo height=”360″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/MvMeTz” standard=”http://www.youtube.com/v/cL3eGUJB8kM?fs=1″ vars=”ytid=cL3eGUJB8kM&width=450&height=360&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep7268″ /]

Share: