Si bien la cultura de entretenimiento alrededor de los Kaiju, se consolidó gracias a la pantalla grande -vía las producciones japonesas de Godzilla y posteriores personajes como King Guidorah, Rodan y algunas propuestas occidentales-, existen piezas en otras áreas, como la de la animación, a las que bien vale la pena referirse.

Una de ellas pertenece a la serie de los ochenta, protagonizada por una de las figuras más emblemáticas del anime, el mismísimo AstroboyTetsuwan Atom, por su nombre original- que viera la luz en 1952, a través del manga, por obra y gracia de Ozamu Tezuka. Se trata de un episodio en dónde el célebre niño robot –que, dicho sea de paso, sirvió para entregar emotivas reflexiones sobre la disyuntiva hombre y máquina- se ve frente a frente con un gigantesco ejemplar de mantarraya, un verdadero monstruo marino, que va sembrando el terror, más por su presencia que por los actos que llega a perpetrar. Aunque el diseño de tal criatura es poco sobresaliente, la aventura destaca por algunos pasajes con un efectivo desarrollo de los puntos de tensión, que dejan entrever ciertos atisbos de paranoia en la historia, rasgo distintivo de las primeras apariciones de Godzilla en el cine.

Screen Shot 2014-02-01 at 11.38.08 AMDicho todo esto, solo me resta explicar el por qué del título de este texto. Se debe a que  la colosal mantarraya, termina siendo conocida como “El Monstruo de Clark Kent”, ya que aparece vía una poderosa corriente oceánica conocida con ese nombre, haciendo aún más curioso este episodio. Un hecho que por otro lado no debe sorprendernos, dado que Tezuka era un fan declarado de Supermán. Por cierto, la muerte de este Kaiju, se da gracias a que es llevado a un volcán –submarino en este caso-, suerte que ya en una ocasión, también tuvo Godzilla.

http://youtu.be/rraKvwZGaK4

 

Share: