Por Arantza Vázquez

Screen Shot 2014-02-12 at 11.16.09 PMSolo, a punto de cumplir tres años en la Luna, es normal creer que uno está alucinando, sobre todo cuando lo que uno ve es a sí mismo.

Moon es la película británica de ciencia ficción que el hijo de David Bowie, Duncan Jones, nos regaló en 2009. En ella se nos cuenta la historia de Sam Bell (Sam Rockwell) que a apunto de terminar sus tres años de solitario trabajo en la Luna, con el fin de crear energía para la Tierra, comienza a tener alucinaciones entre las cuales destaca él mismo pero más joven. La única compañía de Sam es GERTY (Kevin Spacey), un robot con inteligencia artificial que nos recuerda a Hal 9000 de Space Odyssey, cuya conversación con Sam cambia de tema cada que se le pregunta al respecto de las alucinaciones.

Screen Shot 2014-02-12 at 11.16.53 PMTres semanas previas a su regreso a la Tierra y decidido a saber qué es lo que sucede, Sam idea un plan con el propósito de averiguar el secreto que se ha mantenido oculto desde su llegada.

Moon es una gema rara del cine de ciencia ficción que te golpea de principio a fin. Su desconcertante historia es muestra clara de que la maldad del ser humano no tiene fronteras, mucho menos en el espacio. Moon es la ópera prima de un director que no se ha equivocado y que dirigirá pronto un proyecto muy ambicioso: el filme de Warcraft (Blizzard). Dicen que si quieres probar si eres bueno escribiendo pongas a tus personajes en una nave espacial o en un barco, si funciona, tienes una historia. Nota adicional: no olviden poner atención a la música de Clint Mansell que envuelve este relato. Sin duda Moon es una recomendación Mórbida.

Share: