De repente, navegando por los infinitos mares de la web, encuentras el clasificado de un hombre que busca muchacho para matanza gourmet. Te ríes mucho y, pensando que es una broma, decides responder a ver qué pasa.

Cuando llegas a su casa, te llena de litros de alcohol y montones de pastillas…Por supuesto, ¡Eres un tonto! pues acabas de aceptar ser cocinado y comido.

Regresemos un poco en nuestro relato, supongamos que todavía tienes tiempo de salvarte de ésta y otra situación similar. Es por eso que te presentamos algunos consejos para evitar ser alimento.

1. Asegúrate de ser siempre una persona flaca y escuálida, no condimentes demasiado tu comida y luce un desabrido color. Recuerda que mientras menos apetitoso luzcas, menores tus probabilidades de ser comido.

2. Nunca aspires a ser científico cuya meta es descubrir ritos y hábitos de tribus que se alimentan de miembros de su comunidad. Además de que las imágenes que se te presenten torturarán para siempre tu mente, podrías ser de los que acaben en el gran cazo de alimento.

3. Si vacacionas en el desierto, asegúrate de llevar tu cuerno de chivo y algunos cuchillos o espadas, a veces hay cuevas en las colinas de las que salen hambrientos fenómenos. Deja tú los animales que puedas encontrar, es de los malditos mutantes de quien debes cuidarte.

4. Cuando te inviten a conocer a la nueva súper especie de dinosaurios restaurados con ADN encontrado en un mosquito, mejor no vayas.

5. Si tu padre te abandona con tu hermana en el bosque, por más desprotegido que te sientas, no entres en la casa hecha de dulces. Sospecha absolutamente de todo a tu alrededor o acabarás en un periodo de engorda para prepararte a fuego lento.

6. Finalmente, si un hombre te pide que lo visites en la cárcel para contarte la historia de su vida, no dejes que su mirada encantadora y seductora voz te cautiven. No le hables de tu familia o amigos y aléjalo lo más que puedas de tu vida privada.

Share: