La noche de los muertos vivientes es un filme de los más clásicos en el género horror. Esto por varias razones; inmortalizó a un monstruo que seguirá vigente por muchos años; pocas veces ha sido tan efectivo el terror para hacer critica social; y ha influenciado a una cantidad bárbara de directores y creativos.

El versus del día de hoy enfrenta a la versión de 1968 y la de 1990. La primera dirigida por el famoso George A. Romero mientras el remake estuvo a cargo de Tom Savini. A primera instancia la diferencia más notable es el color contra el blanco y negro pues la mayoría de las escenas son repetidas línea por línea, toma por toma. No obstante, uno de los personajes principales llamada Barbara (Judith O´Dea y Patricia Tallman) es presentada con mucho más carácter en el remake que en la original, esto sin resaltar la diferencia en el corte de cabello.

Dejando atrás lo superficial de las películas, probablemente la mayor diferencia está en la interpretación de la historia y el monstruo en si. Pareciera que los zombis de 1968 hacen referencia a una sociedad americana entontecida que sigue a la masa sin utilizar el cerebro. Por otro lado debemos ser consientes del momento histórico que vivía el país de las barras y las estrellas, lo que llevó a muchos críticos de cine a observar la denuncia por las masacres de la Guerra de Vietnam y el racismo domestico hacia las personas de raza negra principalmente. La versión de 1990 en cambio sitúa su esencia al despertar reflexivo sobre la sociedad de consumo y los problemas existenciales que esto provoca en las colectividades, usando de nuevo al zombi como el ser embrutecido que hace lo que los demás. Por supuesto esto son solo interpretaciones.

Sin más escritura los dejamos con el tráiler de ambos.

Póster

Tráiler 1968

Tráiler 1990

Share: