Por Christian Cueva

La primera vez que escuché algo sobre Jirón de niebla fue hace dos años. Estaba leyendo las noticias del día en Internet, cuando de repente me encontré con una nota que exigió toda mi atención: un grupo de cineastas, liderados por la productora Estrella Medina y el director Julio César Estrada, anunciaban que pronto iniciarían el rodaje de una película basada en un guión inédito de Carlos Enrique Taboada. ¿El título? Jirón de niebla.

Busqué más información al respecto y me encontré con varios detalles interesantes: en algunas notas, se decía que Jirón de niebla fue la película que Taboada nunca pudo filmar; en otras, que sí la había filmado pero que nunca se estrenó. En todo caso, eran más las notas que decían que la película nunca se había filmado e, incluso, cierto día en la redacción del periódico El Universal escuché a José Ángel Bichir (el protagonista) respaldar esta última versión.

Sin embargo, persistía la duda: ¿Jirón de niebla se había filmado o no?

Taboada filmó Veneno para las hadas, su última película conocida, en 1984. Había pasado cinco años sin filmar después de La guerra santa (1979) y ya había transcurrido casi una década desde el estreno de Más negro que la noche (1975). El cine mexicano vivía momentos complicados y la televisión ofrecía mejores perspectivas económicas para directores y guionistas. Esto, sumado al fracaso de taquilla que significó Veneno para las hadas (provocado por la incipiente promoción que tuvo) llevó a Taboada a colaborar de lleno con la pantalla chica.

Así las cosas, ¿era viable pensar que Taboada había dirigido una última película de terror a finales de los 80’s? ¿En plena crisis económica del cine mexicano?

Si lo hizo, con toda seguridad fue al margen de la industria, en condiciones muy diferentes a las que había tenido antes.

Pero en serio, ¿Taboada habría filmado esta película?

El guión de Jirón de niebla cuenta la historia de Daniel, un joven que, harto de vivir bajo el yugo de una tía opresiva, la asesina en un arranque de cólera. Sin embargo, lo que parecía ser su liberación se convierte en su condena, pues numerosas personas se acercan a Daniel para decirle que han visto a su tía, aún cuando él sabe que el cadáver de la mujer lleva días o meses emparedado en el sótano. ¿Qué estará pasando? ¿Estará Daniel volviéndose loco o será que el fantasma de su tía ha vuelto del más allá para atormentarlo?

Además de la clara influencias de Edgar Allan Poe, veo en la anécdota de Jirón de niebla referencias a un maravilloso relato de Julio Cortázar titulado Cartas de Mamá. Casualidad o no, lo cierto es que las historias se parecen y no poco.

Volviendo al tema, si Taboada filmó o no Jirón de niebla se ha convertido en la leyenda más enigmática en la filmografía de este director. Tanto es así que, desde hace dos años y apoyado por un equipo de talentosísimas personas, he venido desarrollando un proyecto que podría arrojar luz sobre esta pregunta, el cual espero darles a conocer pronto.

¿Se imaginan la posibilidad de que Carlos Enrique Taboada hubiera filmado una quinta película de terror que nadie ha visto y que podríamos nunca ver?

Share: