Por Pedro Soto de Landa

dennis_rader_1973

 

Nombre: Dennis Lynn Rader

Apodo: “The BTK Killer”

Año y Lugar de Nacimiento: 9 de Marzo, 1945 en Pittsburg, Kansas

Periodo de Actividad: 1974 – 1991

Este asesino engañó a toda una ciudad durante años, pues aparentó ser un hombre común y corriente. Dennis Lynn Rader nació en una familia aparentemente normal, pero después admitiría que desde pequeño torturaba animales y usaba la ropa interior femenina como objeto de placer sexual. Algunos años más tarde, se unió a la fuerza aérea y tuvo varios trabajos para ayudar a su madre. Fue un estudiante dedicado, se graduó de la universidad, se casó y tuvo dos hijos. Era líder de una iglesia, de los boy scouts y dedicaba gran parte de su tiempo a regular leyes para mejorar su ciudad. Aparentemente, era un ciudadano ideal y un vecino perfecto.

Detrás de esa máscara de perfección, se escondía un psicópata con muchos problemas de salud mental. En 1975 cometió su primer asesinato: asfixió a Joseph Otero con una bolsa de plástico. Inmediatamente después, tuvo una catarsis: el acto de asesinar cumplía sus fantasías sexuales. Fue así como empezó una plaga de asesinatos, todos con el mismo modus operandi: cegar, asfixiar, torturar y asesinar. De aquí su apodo, BTK Killer. (B para blind, T para torture y K para kill).

En 17 años atacó a doce personas y dos lograron escapar. Los trataba como proyectos, pues no sentía atracción ni se obsesionaba por ellos. El asesino BTK se hizo famoso por que enviaba cartas y poemas a la policía y a los noticieros durante su racha de crímenes. Finalmente en 2004, después de mucho tiempo de investigación y pistas, Dennis cometió un error al ligar un disco que envió a la policía, con la iglesia que dirigía. Fue arrestado en 2005.

Fue el momento en que cayó uno de los asesinos seriales más controversiales y famosos que los Estados Unidos haya visto jamás. Nadie podía creer que el ciudadano perfecto, aquel que era un ejemplo para todos, era en realidad un monstruo.

Fue sentenciado a 175 años de prisión sin derecho a pagar fianza. Su juicio fue uno de los eventos mediáticos más importantes del año y fue ahí donde una de sus frases más famosas y cínicas salieron de su boca: “De hecho creo que puedo estar poseído por demonios, me dejaron caer sobre mi cabeza cuando era pequeño”.

Comments are closed.