Terminó la muestra de cine latinoamericano de género en Cannes, presentada por Blood Window. La encargada de cerrar con el ciclo, fue la película venezolana titulada La casa del fin de los tiempos, dirigida por Alejandro Hidalgo. Ésta fue presentada por The Frontières International Co-Production Market.

La propuesta de esta película, que dice ser la primera de horror en Venezuela, es novedosa. Lo que inicia como un relato de fantasmas y casas encantadas, da un giro completamente inesperado y satisfactorio que involucra hasta viajes en el tiempo.

Una familia, dos niños y los padres, viven en una gran casa, vieja y misteriosa.  Los problemas entre los esposos son causados por las condiciones austeras en las que viven y por una infidelidad escondida. La mujer y los niños siguen fielmente los preceptos establecidos por su fe católica, hasta que la tragedia ocurre y uno de los pequeños muere. Con algunas apariciones previas como advertencia, una noche, ocurren sucesos terribles que culminan con la muerte del esposo, el hijo sobreviviente desaparecido y la madre acusada por asesinado y condenada a pasar treinta años en prisión.

Pasa el tiempo y a la mujer se le permite un arresto domiciliario en la vieja casa, lo que sirve para que descubra lo que en realidad pasó con su esposo y su hijo. Completamente falta de fe, vuelve a enfrentarse con las apariciones.

Es una excelente historia, construida con gran precisión. Un proyecto que demuestra que se hace buen cine de género en latinoamérica. Es una película donde brincas de tu asiento en más de una ocasión y reconoces elementos clásicos del cine de terror combinados con algo nuevo.

Edición, producción, guión, actuación, todos los elementos se combinan para lograr una película exitosa que, aunque al principio se presente como algo conocido, su final logra sorprender.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=JZ8eMI5ThG8]

Share: