De todos los lugares en que nadie debería jugar, el pantano es uno de los más peligrosos. Hay insectos venenosos, plantas espinozas, fango, hillbillies asesinos… y algunas cosas más. Se trata de un sitio tan hostil que ni los más duros serían capaces de pasar una noche allí sin sufrir las consecuencias.

Si quieres seguir con vida durante muchos años más, te recomendamos ver Game (2013), un cortometraje dirigido por Josh MacDonald.

 

Comments are closed.