Por: Cuauhtémoc (Ketzer)

El cine, a través de la historia se ha complementado mediante el sonido para hacer de este arte algo completamente placentero…. O de igual forma, terrorífico, según sea el género.

El cine de horror siempre se ha caracterizado por el uso de atmósferas lúgubres acompañadas de sonidos tenebrosos y es que sin estos ruidos, melodías o simples notas musicales nuestra piel no llegaría a enchinarse o no se llevaría nuestra adrenalina al máximo; a disfrutar el cine de horror pues.

Sin embrago, siendo películas de tramas como ocultismo, fantasmas, asesinos en serie, violencia extrema, etc. Es hasta cierto punto normal llevar una combinación con música en la que la violencia, la blasfemia y la herejía sea el tema principal. Hablamos del Heavy Metal.

Para sorpresa de muchos, el Heavy Metal pese a que no goza de la popularidad de las masas, es un recurso fundamental no sólo para el género de horror sino que incluso muchas películas taquilleras recurren a este estilo musical con el fin de lograr mejores ambientaciones, darle más vida a las escenas de acción sobre todo. Cabe mencionar que durante los primeros años de la década pasada no sólo las películas lograban popularidad sino que también los Soundtracks fueron un nuevo negocio para las productoras que no pierden la oportunidad de sacar a la venta los discos recopilatorios de alguna película.

Rammstein, Guns and Roses, AC/DC, Cannibal Corpse, Metallica y Pantera son algunas de las miles de bandas de las cuales se han tomado algunas de sus canciones para dar soporte a películas que comercialmente hablando han sido taquilleras, pero que lamentablemente no dejan de ser “palomeras”.

Pocos acabamos de recordar la trama completa de Misión Imposible 2 pero es seguro que cuando mencionamos I Disappear nos llegan “flashazos” de dicha película y como no recordar esa buena canción (tal vez la última) que nos regaló Metallica en el año 2000.

También si logramos hacer memoria podremos recordar que en una de las películas de Steven Spielberg en donde el protagonista es un indefenso niño robot con sentimientos no solo podemos escuchar el poderío de Ministry sino que también participan en una parte de la película con una hermosa melodía llamada “What about us?” que se acopla de manera perfecta con la trama futurista de Inteligencia Artificial y la masacre de androides que los seres humanos disfrutan.

Cannibal Corpse tal vez tenga la historia más bizarra aquí, ya que no sólo participaron en el “Soundtrack” y tampoco se conformaron con participar unos minutos dentro de la película, sino que además cuenta la leyenda que tuvieron que ser invitados gracias a la insistencia de Jim Carrey que es un fanático del Death Metal y que al no ver respuesta de Deicide optó por llamar a Chris Barnes y compañía. ¿Por qué bizarro? Ace Ventura haciendo comedia mientras Cannibal Corpse interpreta Hammer Samshed Face.

Otros ejemplos que la mayoría de los rockeros agradecemos son el Soundtrack de Iron Man 2 que no es más que “Greatest Hits” de AC/DC. E incluso podemos recordar la fabulosa canción que prestó Guns and Roses para la película Terminator 2 y que en La Rebelión de las Máquinas hay una escena donde se hace el mismo homenaje a You Could Be Mine en una destartalada grabadora. Y también como olvidar la época dorada de Marilyn Manson que tuvo a bien prestar Rock is Dead en Matrix. O ver a Rammstein en una escena de XXX tocando Feuer Frei en alguna escena y que comparte créditos junto a Queens of the Stone Age y Hatebreed en el soundtrack de dicha película.

Viendo el lado positivo de que el Heavy Metal se está mezclando cada vez más con el negocio cinematográfico es que dicha música cada vez gana más popularidad y tal vez con el paso de algunos años ya no sea tan satanizado como en un principio.

Ejemplos tenemos muchos en donde alguna canción puede lograr incluso ser la protagonista de las películas que cumplen con su función de entretener al público por un momento mientras que las canciones se quedan para volver a vivir esa experiencias veraniegas.

Share: