En Mórbido llevamos rato con ganas de armar una lista de películas que nos hemos topado en Netflix (México). Prometo que pronto sacaremos esas recomendaciones. Entre ellas definitivamente estará Hell, un filme alemán muy al estilo The Road pero con algunos graditos más de temperatura.

hell_2011_0

2016, Marie, Philip, Tom y Leoni, viajan en auto por las -ahora-ardientes carreteras de Alemania. Intuimos el país por el idioma pero nada está especificado, podría ser cualquier lugar. Lo único que sabemos es que estamos es una era de altas temperaturas en la tierra, que muchos han muerto, que el agua se agota y que la esperanza está en las montañas.

Hell nos muestra el infierno en la tierra, humanos al borde del colapso tratando de entender cómo sobrevivir a algo que siempre supieron que pasaría pero nunca pensaron que les tocaría vivir. Así, este viaje de carretera, -como hemos visto en otros filmes como Stake Land de Jim Mickle  o el propio The Road-, presenta pruebas, dificultades, enemigos, que nos dejan reconocer cómo en circunstancias adversas la locura es un virus que recorre rápidamente la mente de muchos.

hell-2011-02

El filme de Tim Fehlbaum no es un parte aguas en la cinematografía alemana, pero sí es una propuesta de cine de ciencia ficción y desastres ambientales muy bien pensada, fotografiada y diseñada. No rebasa (afortunadamente) los niveles de crueldad de The Road, pero sí nos demuestra que con pocos recursos se puede contar una buena historia. Nos recuerda el valor de un buen guión, diálogos y personajes poderosos. Hell es, sin pretensiones narrativas hiper complejas un filme honesto, entretenido y valioso que abona al catálogo de películas de desastre ambientales post-apocalípticos. 

Share: