Cuando salimos de la sala después de ver The Purge supimos que había posibilidad para que dentro de poco nos enfrentáramos a otras 12 horas sin servicios de emergencia ¿Por qué? En cuestión de tomas y probablemente actuaciones no es grandiosa pero la idea simplemente es genial, por lo que tienen un número bastante alto de enfoques para explotar con cintas.

purge

Mañana se estrena en los cines a través de nuestro país la secuela titulada The Purge: Anarchy. Mórbido tuvo oportunidad de asistir a la función de prensa la semana pasada, por lo que tuvimos exactamente 7 días para pensar en lo que teníamos que decir sobre ella.

La historia, que es lo más básico de explicar, se compone de tres situaciones diferentes que confluyen en la noche de purga. Un sargento con sed de venganza, dos mujeres indefensas que huyen de un ejercito que las caza y una pareja joven en trámite de divorcio cuyo auto se descompone una hora antes de comienza las brutales 12 horas. Todos ellos se unen por diversos motivos para buscar su objetivo en la noche de The Purge.

purge-anarchy

¿Pero que hay más allá de la historia? Muchos dirán que los personajes son irreales o que actúan de una manera muy irracional, pero aceptémoslo, una sociedad que permite cada año 12 horas de masacre sin castigo es una sociedad irracional cuyos objetivos son muchos más importantes que sus medios para conseguirlos ¿Será?

Lo dicho anteriormente es probablemente lo más valioso que podemos rescatar del filme. Mientras que la precuela se centra en una familia tratando de sobrevivir al asedio de una pandilla de asesinos, esta segunda entrega trae un comentario más social que destaca por encima de las escenas, historia e incluso personajes.

¿En que clase de sociedad tenemos que vivir para que se permita que los crímenes salgan impunes? Aunque suene retórico, ya vivimos en ese tipo de organización humana. Es muy evidente que la brecha socioeconómica tiene un impacto directo en la aplicación de justica. Durante la película, las familias de pobres son aquellas que sufren más la cacería, pues carecen de recursos para defenderse. Esto incluso nos lleva al punto en que las familias de ricos contratan ejércitos para atrapar a los más vulnerables y llevarlos a un lugar donde tienen las condiciones controladas para matarlos sin que ellos corran el riesgo ¿Suena risible no? Pero ¿Apoco no tiene un poco de realidad?

purge-2

Por otro lado, las doce horas sin servicios de emergencia son un decreto del gobierno, o sea que tiene el mote de política pública. Todo se justifica como una medida para reducir el incontrolable crimen. Entonces la vida humana se sacrifica como medio para que todos puedan vivir en armonía, como soltar un virus para que mueran los menos necesarios, los agachados, los despreciables o en palabras de casa de la abuelita, los pobres.

El comentario social es entonces simple. Los poderes que rigen el actuar de la sociedad toman las decisiones entorno a las esferas de gente con más recursos económicos, al grado de plantearse una pregunta que aun no ha sido respondida, porque de ser así todo valdría madres ¿Quiénes toman realmente las decisiones?

descarga

¿Hasta qué punto es una medida brutal 12 horas sin policías ni ambulancias? ¿Cómo se relaciona esta ficción con nuestra realidad? ¿Quiénes pueden cometer crímenes y contra quién tiene que ser el delito para que realmente se haga justicia? Todas estas preguntas se plantean en The Purge: Anarchy, una película que explica las reglas del juego (las que por cierto todos seguimos y aplicamos) llamado sociedad pero donde son explícitas y no se disfrazan de un libro conocido como Constitución y que la mitad de nosotros no leemos, ni entendemos, porque de ser así  saldríamos a cazar en las noches de purga todos teniendo como objetivo a los Padres fundadores, o los que dicen defender su palabra.