La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a la función de prensa para México de la película Lucy dirigida por Luc Besson (hoy es su estreno). La cinta es sobre una ciudadana estadounidense que lleva una vida descuidada en Taiwán y que un día es enganchada por su novio en un trato para ser mula de drogas en un negocio de la mafia coreana. Por medio de una cirugía, Lucy carga una droga llamada CPH4 dentro de su abdomen que se libera después de una golpiza que le propinan sus captores. Lo que en cualquier caso sería una sobredosis inmediata, en Lucy, esto se convierte en una oportunidad para desarrollar su mente y poco a poco comenzar a usar más porcentaje de su cerebro. Sucede que la droga es la versión sintética de una molécula que producen las mujeres embarazadas para dotar al feto de la habilidad de pensar. Ahora Lucy debe encontrar al Profesor Norman para que la ayude a dejar una huella en la humanidad con todo el conocimiento que posee antes de que su cuerpo se destruya.

El personaje de Lucy, interpretado por Scarlett Johansson, es una mujer sumisa (y bella) que se enrueda en una situación peligrosa, lo que nos hace sentir pena por ella. A un cuarto de empezada la cinta, la heroína sufre un cambio que la lleva de débil turista americana a un ser capaz de desarrollar su mente a máxima capacidad y por ende a controlar con su cerebro la materia, en otras palabras se convierte en la persona más poderosa de todo el planeta. El cambió es muy radical y súbito pero en realidad la película lo lleva muy bien, pues minuto a minuto Lucy incrementa su capacidad mental y con eso su capacidad para manifestar diferentes poderes así como nuevas debilidades.

CT  CTH Lucy

La historia es sin duda entretenida, tiene balazos, persecuciones y una femme fatale por la que desarrollas toda clase de sentimientos. Además el tema propicia que estés atento, pues cuesta trabajo comprenderlo del todo, después de todo Besson nunca lleva tramas de comedia romántica. Estos dos factores y sumándole que la edición es de película de acción, hay pocos motivos para dormirte.

Es cierto, Lucy tiene todo para ser una película ganadora, pero aún así cuando salí de la sala había algo que no me dejaba tranquilo. Tenía esa sensación de que me había divertido pero nada había cambiado, como si ya la hubiera visto antes, y tras esta reflexión caí en cuenta. Parece que Lucy es la reinterpretación de The Fifth Element dirigida en 1997 por el mismo Besson, sólo que esta vez en la Tierra. Es una mujer bellísima que es igualmente poderosa como vulnerable y que pretende hacer que la humanidad continúe su camino. Hay una pandilla poderosa que quiere evitar que esto suceda y es la misma Lucy la que los madrea sin piedad, sólo que en esta ocasión no hay artes marciales (pues todo es con la mente), también nos encontramos con una balacera que destruye un majestuoso lugar  y la escena de persecución es igual de intensa pero sin la canción que le ajusta tan bien a la de 1997.

Milla-jovovich-the-fifth-elementlucy

Claro que esto no es una característica negativa al 100%. A pesar de compartir infinidad de elementos, me encantó que hubo un cambió de paradigma. Mientras que la cinta de 1997 de Besson utilizaba el concepto de lo divino, Lucy es completamente científica y explica todo por medio del cerebro humano. En otras palabras Besson se valió de ambas teorías sobre la creación para entregarnos dos película a más de 20 años, el creacionismo y la evolución.

Finalmente hablemos un poco sobre el momento que logró que el filme perdiera impacto sobre mis sentidos, la conclusión de la cinta. [spoiler]Llega un momento donde Lucy tiene que transferir todo el conocimiento a la humanidad porque está a punto de desaparecer como materia física. Entonces comienza a transformarse en masa amorfa color grafito mientras experimenta un viaje por el tiempo y recolecta la información del proceder de la vida. Todo va bien pues esperamos que un conocimiento tan avanzado sea algo que el humano nunca haya visto, por lo que hubiera agradecido que Besson no tomara la penosa decisión de usar una memoria USB (de millones de terabytes al parecer) para dejar al profesor interpretado por Morgan Freeman la explicación del origen de la vida. Esto lo digo pues pareciera que en un afán por llamar la atención usando elementos de nuestra cultura digital, Besson perdió perspectiva y no pensó en lo fugaz que es nuestro acontecer tecnológico. Dentro de diez años, quien mire Lucy se reira de este detalle.[/spoiler]

Lucy Movie Wide Wallpaper

Share: