Debemos ser sinceros con respecto al desarrollo de las bromas de terror. En los últimos años, ha habido un despegue en muchos países con respecto a las cantidad de jugarretas enfocadas al miedo y los sustos. Por algún extraño motivo, ver a terceros espantados nos causa placer y muchas veces risas, si no recuerden cómo se escondían tras una esquina de sus casas y asustaban a sus mamás o [email protected]

Aunque haya ya muchas bromas, algunas siguen siendo graciosas y otras simplemente no pegan. Aquí les traemos dos más que esperemos aprecien.

La broma de Jason

Vas a paseas con tu chica o chico al lago. Todo va muy bien hasta que un imbécil, aparecer de las profundidades vestido con un overol azul, una máscara de hockey y un machete. Tu única reacción, saltar y escapar corriendo.

El autolavado asesino

Los coches se ensucian mucho y es una buena práctica mantenerlos limpios. Pero siempre es bueno llevarlo a un autolavado que sea seguro pues a veces los rayan, o roban las monedas o simplemente los atienden monstruos con ganas de hacerte gritar.

Share: