Por Héctor Reyes “El Cinéfilo Incurable”

Los crossovers en el cine no son cosa nueva, como tampoco lo son las decepciones que nos brindan. Frankenstein y el Hombre lobo (Neill, 1943), King Kong vs Godzilla (Honda, 1962), o Freddy vs Jason (Yu, 2003) no han sido más que una larga serie de eventos muy anticipados y que resultan harto decepcionantes.

avp1La serie original de cómics de Aliens vs Predator se publicó en cuatro ediciones en 1990 y retoma elementos de las dos primeras películas de Alien, así como de la primera de Depredador mezclándolos con un toque de western.

Esta serie de cómics fue un éxito absoluto que generó secuelas y series subsiguientes, además de que la historia fue adaptada a otros medios. Ante tal éxito, para 1994 la Twentieth Century Fox anunció oficialmente que produciría una película basada en los cómics lo que, por supuesto, generó una oleada de expectativa entre los fans.

Diez años después, la película resultante fue una cinta de acción que sirve como precuela a Alien: El octavo pasajero (Scott, 1979) y como secuela a Depredador 2 (Hopkins, 1990).

La cinta de Anderson narra la historia de la Corporación Weyland (forma primigenia de la Corporación Weyland-Yutani de la saga de Alien), dirigida por Charles Bishop Weyland (Lance Henriksen), que organiza una expedición a la Antártida luego de recibir imágenes satelitales que informan sobre la presencia de una gran fuente de energía artificial debajo de un campamento ballenero abandonado. La expedición, liderada por la espeleóloga Alexa Woods (Sanaa Lathan) descubre que bajo la capa de hielo de la Antártida hay una pirámide ancestral que fue utilizada por los depredadores para sus cacerías rituales de xenomorfos.

Encabezando la lista de fallos está el asunto de que esta historia tome lugar en la Tierra. ¿Qué no Ellen Ripley y sus amigos se pasaron cuatro malditas películas tratando de evitar que los xenomorfos llegaran a la Tierra, pues con sólo uno que plantara sus patas en ella aniquilaría toda la civilización?

Además, dicho sea de paso, los xenomorfos pierden algo en esta cinta. De algún modo, parecen haber perdido parte de su “fineza”. Por alguna razón, no sé si se deba al diseño, al guión o a la digitalización de muchas de sus escenas; pero los aliens de esta película simplemente no funcionan, se ven como lagartijas.

Y hablando de las cosas que faltaron en esta cinta ¿Se acuerdan de que las películas de Depredador eran extremadamente sangrientas? Las de Alien no tanto, pero ahí se iban ¿Y Alien vs Depredador? ¡Nada ¡Cero! ¡No hay una maldita gota de sangre en toda la película!

A final de cuentas, me sentí muy decepcionado de que me tuvieran esperando diez años por esta tontería. Que con todo, es infinitamente superior a su secuela.

Share: