El tiburón ha sido, en término cinematográficos, el gran villano del océano. Un ser despiadado y carnívoro que se dedica a comerse todo lo que ve a su alrededor. Claro que esto es sólo en las películas, porque esa descripción que acabamos de hacer se ajusta en la realidad más al ser humano, nuestras actividades son las que ponen en peligro al tiburón y no al revés. En fin, esto es ficción pero no queríamos dejar fuera el comentario.

Shark Killer es un filme con la perspectiva del tiburón asesino que ataca bañistas, sólo que en esta ocasión queda en manos de Chris Walker salvarlos. Su vida consiste en asesinar tiburones, pero todo se le complica cuando su hermano Jake, líder de un grupo criminal, le encarga buscar a un escualo que se tragó un diamante durante una transacción. La novia de Jake, Jasmine, debe encargarse de que Chase haga todo lo correcto, pero sus vidas se ponen en peligro cuando otro líder criminal pretende encontrar el tan codiciado diamante.

A simple vista es una película llena de acción y tiburones de CGI, esto nos atrae en el sentido de la diversión, pero lo que realmente debe llamar la atención es el enfoque que le darán a los tiburones ¿Seguirán siendo villanos? ¿EL mal del humano superará a estas inofensivas criaturas? Dirigida por Sheldon Wilson con guion de Richard Beattie. Protagonizan Derek Theler, Erica Cerra y Arnold Vosloo.

Trailer

Share: