“No soy el clásico horror film nerd pero siempre quise hacer una película de terror, porque: (1) es el género más cinematic, (2) obtienes una reacción inmediata de la audiencia, y (3) nadie más lo había hecho en Austria.”

El día que me presentaron a Andreas Prochaska en las oficinas de Spiderland, previo al arranque del Tercer Festival Mórbido, conectamos hablando de cine, política y la importancia de llegar de día a lugares desconocidos.

Su película DEAD IN 3 DAYS [In 3 Tagen Bist Du Tot, si vives en Austria] salió hace cuatro años en su país. Desde entonces a la fecha existe dos películas más (incluyendo la secuela de DEAD IN 3 DAYS) y dos miniseries para televisión. El señor se mantiene ocupado.

La invitación al festival le cayó por sorpresa: primero por tratarse de un festival de terror (no sabía cuántos festivales le rinden honor al género alrededor del mundo), y segundo porque le solicitaban una película del 2006, cuando ya tenía lista la secuela madurando con dos años más de experiencia. Pablo Guisa, el director de Mórbido, tiene la respuesta y es simple: así aseguramos la visita del año siguiente.

Su amigo, el cineasta y compatriota Peter Koller estuvo en Mórbido un año antes con ON EVIL GROUNDS y se acopló automático al festival. Así, via Facebook, se produjo el contacto que ahora lo trajo a México por primera vez. No habla español aunque aprendió algunas palabras durante su breve paso por México.

Durante los tres días que duró el festival tuve la oportunidad de coincidir y conversar con Andreas. Desayunamos sus primeros chilaquiles ever. Abandonó proyecciones, desesperado por la falta de subtítulos. Incluso me presumió que Marisa Mell era austriaca saliendo de DANGER: DIABOLIK (no lo culpo, si hubiese sido Elsa Cárdenas yo hubiera hecho igual).

Quería entrevistarlo, pero no lo haría sin ver su película, y se proyectaba el último día. A mi lista “must-see” desde el día uno.

La primera cualidad que le encontré fue humildad. Eso puede deberse a que su carrera es corta aún. Igual puede atribuírsele a que es un cineasta de oficio que comenzó desde abajo. Ha sido chofer, asistente de producción, (el peor) continuista (que ha existido—según sus propias palabras), asistente de director y de editor.

Aunque fuera de su país no es muy conocido, ¿cuántos pueden levantar la mano para proclamar que han trabajado con Michael Haneke? Andreas lo ha hecho. Cortó tres de sus películas, incluyendo FUNNY GAMES y eso lo ayudó a financiar su primer film, un thriller infantil basado en la novela homónima de Christine Nöstlinger: DIE 3 POSTRÄUBER.

“Buscaba algo que nadie hubiera hecho en Austria,” explica seguro sobre su intrusión al terror, y con una sonrisa remata. “Una simple película entretenida, sin garantizar ningún valor pedagógico.”

Antes de embarcarse al género, regresó a la televisión por más miniseries y películas de TV. “Tienes que alimentar a tu familia,” asegura.

Por años trabajó en un guión con varios escritores. Ese texto terminó en la basura cuando Jaume Balagueró estrenó DARKNESS.

“En realidad no me gusto (la película), pero había un gran parecido en el argumento que estaba trabajando. Así que lo tiré y empecé de cero.”

El art house es lo que prevalece en Austria, y los austriacos, por regla general ignoran la taquilla doméstica por considerarla aburrida. (¿Suena familiar, México?) Esto complicó un poco la cruzada de Andreas para levantar su proyecto.

La idea era mezclar el teen slasher gabacho con personajes auténticamente austriacos. El resultado sorprendió incluso al mismo director.

“Nunca esperé éxito fuera de Austria. Pero Celluloid Dreams se convirtió en nuestro distribuidor mundial y vendieron la película a treinta y cinco países. Hasta llegó en DVD a Estados Unidos en la colección Dimension Extreme.”

Sin embargo, cuando DEAD IN 3 DAYS abrió, estrenó débil en su primer fin de semana. En breve, la voz se corrió y se convirtió en el film austriaco más exitoso de su año. Siguiendo la misma fórmula de I KNOW WHAT YOU DID LAST SUMMER, Prochaska tomó los clichés que han hecho taquilleras este tipo de películas e imprimió un estilo más trabajado. Es decir, DEAD IN 3 DAYS tiene la energía, el ritmo y la esencia del teen horror, pero sin ser totalmente hueca. No quería a un asesino bad ass, que lo hiciera por diversión, sino a un personaje cuya motivación fuera entrañable.

“Una de mis películas favoritas de terror es WOLFEN de Michael Wadleigh. La vi a los diecisiete y me impresionaron los personajes, el escenario, y que los “malos”—los lobos—eran en realidad los buenos.”

Andreas conoce bien las convenciones y la estética del género, sin estar tan clavado en él, para crear su propia versión. Hubo momentos en DI3D (¿no es curioso que las siglas sumen DIED?) que me recordaron al cine de Argento, y a otros ejemplos de principios de los ochenta. ¿Será todo es casualidad, y/o sentido común?

“No veo tantas películas de terror porque me estresan,” concede en serio. “No me puedo quitar las imágenes de la cabeza. Soy demasiado sensible para lo sádico. Pero haciendo una película, la cosa es diferente.”

Me viene a la mente un momento. Una conversación que tuve con Abraham Castillo(programador de Mórbido), frente a Andreas, sobre A SERBIAN FILM. Al terminar, el austríaco dijo que seguramente no vería la película.

“Por supuesto que he visto slashers, desde HALLOWEEN a SCREAM y THE TEXAS CHAINSAW MASSACRE; algunas asiáticas como AUDITION, perturbadora pero excelente. Mi adaptación fílmica de Stephen King favorita es THE DEAD ZONE.”

Ahora DEAD IN 3 DAYS se ha presentado en México, en el pequeño pueblo de Tlalpujahua que hospeda a Mórbido, con la promesa de regresar con la secuela.

“A pesar de haber visto solo una pequeña parte del país, inmediatamente me enamoré de él. Conocí a mucha gente interesante y debatía entre ver películas o salir a conocer el lugar. Por desgracia sólo me quedaría una semana.”

Actualmente, Andreas tiene una película en cartelera en Austria, una comedia para variarle.

“Comparado con la comedia, el terror es un picnic, en términos de dirección. Pero si lo haces bien, al igual que el terror es posible obtener una reacción inmediata de la audiencia.”

Recién concluyó otra miniserie para televisión, y confesó que el siguiente género que le gustaría explorar es el western. Yo también quiero ver un western de Andreas Prochaska.

Share: