Honestamente, no tenía pensado regresar al último día.

El festival me había consumido como nunca y la idea de que había visto suficiente, o mejor dicho que había visto lo que tenía que ver, influyó. Después de siete días durmiendo un promedio de cuatro horas diarias, uno termina pensando así.

Al despertar, todo cambió.

Pensé en LOS OJOS DE JULIA y en 13 ASSASSINS.

Esto en mente: (1) la oportunidad de ver algo de Takashi Miike no sucede a menudo. De hecho, sólo he visto THE CITY OF LOST SOULS, y eso por ver a Patricia Manterola dirigida por Miike; (2) la llegada de la primera ola de arrepentimiento: debí haber visto UNDOCUMENTED en lugar de REDLINE anoche; y (3) ¡es Fantastic Fest! El festival no acaba hasta que acaba contigo.

Llegué temprano al Alamo y me planté directo a esa nueva producción de la gente que hizo EL ORFANATO [tres de los seis productores, incluyendo a Guillermo del Toro]. LOS OJOS DE JULIA entrega la misma rúbrica de ciertas producciones españolas: terror y drama. Lo rudo contra lo cursi.

No es una mala película pero cuando veas “de los productores de EL ORFANATO”, tómalo con calma. Sabes qué esperar, esa misma firma, un film con una factura bien cuidada y momentos “acojonantes”, pero no me pareció que aportara nada nuevo. Salvo un par de instantes que salieron de ninguna parte, me pareció poco imaginativa.

Repito, no es una mala película, es posible también que después de siete días de haber visto lo mejor de lo mejor que el cine de género mundial ofrece, este trabajo de Guillem Morales simplemente no haya estado a la altura.

Salí y me desconecté un momento. Tenía boleto para ver el western australiano RED HILL que tuvo mejor acogida que la cinta de terror de ese mismo país: PRIMAL. Pero no me quedé.

Volví justo a tiempo para agarrar uno de los últimos lugares disponibles para 13 ASSASSINS, la película que clausuraría el festival. Tim League, aún con su mohawk rosa, dio la última presentación y luego de un teaser de PARANORMAL ACTIVITY 2, arrancó la función.

Miike es un maestro en el arte de poner a prueba a su audiencia. ¿Recuerdas la primera vez que viste AUDITION? Era la primera vez que veía algo de Miike, de hecho ni lo conocía. Leí en alguna revista sobre AUDITION y no descansé hasta verla, lo cual sucedió en un viaje que hice a Austin hace más de siete años.

13 ASSASSINS me la recordó, por su desarrollo lento. No hay prisa para desarrollar esta historia basada en un hecho real. Es la cinta más seria y quizá mejor cuidada del director, aunque no voy a negar que llegue a pensar que había cometido un error en venir. Sí, así de desesperado andaba.


Al principio, es como OCEAN’S 11 [de acuerdo, OCEAN’S 13], pero en tiempos de samuráis. Es posible que te olvides de quien la dirige hasta que llegan los destellos de Miike.
Shinzaemon Shimada [Kōji Yakusho, el consentido de Kiyoshi Kurosawa] es el encargado de reclutar a los 13 del título para detener a Lord Naritsugu, un sogún despiadado que mata y viola inocentes según le place, tiene una carrera política ascendente que debe ser detenida para evitar mayores catástrofes.

Mi consejo es aguantar el tiempo que tarda en establecerse la trama, vale la pena. Los últimos 40 minutos, Miike le mete el acelerador con furia y sucede en pantalla una de las mejores batallas que has visto en cine. Una mezcla de HOME ALONE y 300 pero de tiempos feudales en Japón, y de la mano de uno de los directores más temerarios.

Con 13 ASSASSINS, Miike toca los terrenos del otro Kurosawa, ya sabes cuál y esta es la obra maestra que esperábamos de él: formal, directa, madura y con dientes.
Satisfecho en el lobby, vi como los camiones se llenaban de gente para irse rumbo a la fiesta de clausura. Una parte de mi quería ir, y la otra me pedía descanso. No escuché a ninguna de las dos y me regresé al Alamo, a ver la última función del festival: SOUND OF NOISE.

Vaya que fue buena idea quedarme. Antes, en algunas proyecciones se acostumbra poner un cortometraje, en algunos casos está relacionado con la película que estás a punto de ver, esa noche fue MUSIC FOR ONE APARTMENT AND SIX DRUMMERS. Búscalo en youtube, es imperdible.

La sorpresa vino cuando arranca SOUND OF NOISE y me percato de que los actores del corto, son los mismos que estaba viendo ahora, y ya con ese antecedente, supe exactamente en dónde estaba. Leyendo la sinopsis en la guía, me imaginaba algo diferente. Hablaba de un musical de terroristas, y lo primero que me vino a la mente fue el cortometraje de Nacho Vigalongo: 7:35 DE LA MAÑANA.

SOUND OF NOISE no va por ahí, cuenta la historia de seis músicos que cansados del ruido de la ciudad planean y ejecutan un ataque terrorista contra ésta, haciendo números musicales con objetos encontrados en distintas locaciones.

La sinopsis no logra capturar el ingenio que Ola Simonsson y Johannes Stjärne consiguieron inyectarle al film.

Esa fue la mejor forma de terminar el festival ocho días después. El saldo final quedó así: 31 films, 22 cortometrajes y el Monólogo NEVERMORE de Stuart Gordon con Jeffrey Combs. Todo eso en 8 días. Estoy muerto. Pero la idea de que Mórbido está cerca me hace sonreír.

No hay vida como la vida de los festivales.

Share: