Por Ricardo Farías @waratxe

Pongamos las cosas en claro. Si eres de los que odia los spoilers (que te arruinen la película contándote de qué va), pero quieres saber si MAMÁ es digna de tu tiempo y dinero, la respuesta es sí, si además quieres saber algo de la historia –no mucho-, pero lo suficiente para que te enganche, acá te dejamos el cortometraje de Andrés Muschietti que enamoró y aterrorizó a Guillermo del Toro e inspiró todo:

[embedplusvideo height=”281″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/laIWoU8uzjE?fs=1&hd=1″ vars=”ytid=laIWoU8uzjE&width=450&height=281&start=&stop=&rs=w&hd=1&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep5134″ /]

Si estos 3 minutos no te parecen suficiente argumento para ver la versión extendida de ese mismo plot, pues con la debida advertencia, me arranco con la reseña.

Pasemos la primer aduana, el name dropping: apadrinada por el Maestro Guillermo del Toro (productor ejecutivo), MAMÁ es un filme que muestra que un novel director puede hacer muy bien las cosas, Muschietti –que por cierto trabajó en relaciones públicas en la gran película de ciencia ficción argentina Moebius-, se ve cómodo dirigiendo en inglés y a excelentes actores harto reconocibles últimamente: Jessica Chastain Globo de Oro a mejor actriz por Zero Dark Thirty (La noche más oscura) y nominada al Oscar y Nikolaj Coster-Waldau por su participación en Game of Thrones (Juego de Tronos) como el King Slayer y para cerrar el círculo vale resaltar el estupendo trabajo de las niñas Megan Charpentier y Melissa Nélisse que embonan perfecto y hacen ver fácil su papel. Añadimos a esta lista, la particular mirada de Toño Riestra cinefotógrafo mexicano.

Segunda frontera: Lo clásico nunca pasará de moda. Por más cliché que parezca esta frase, tiene mucho de razón. En MAMÁ da gusto sentir esos matices del cine clásico de Terror, una historia  que se construye a partir del miedo, no a partir del susto fácil al espectador. Este film, va construyendo el miedo a partir de enseñarnos parcialmente al monstruo, sugerir de lo que es capaz, pero poco a poco, sin empalagarnos. Sin embargo hay momentos (muy pocos, sobre todo al final del filme), donde nos deja ver de más, para mi, ya no era necesario. Hablando del monstruo, vale la pena subrayar la eficacia en el montaje, haymomentos donde Annabel, está en la cama y hay excelentes cortes por ocultamiento, ejemplo claro del ritmo que tiene el filme.

mama_02

Tercera: los sonidos y detalles de MAMÁ son sutiles pero precisos, acompañan la narrativa de manera quirúrgica, por ejemplo, la relevancia de las gafas de Victoria, pero la mención especial es para la canción de cuna que cantan las niñas, onda el Bebé de Rosemary, uff, me erizaron la piel más de una vez, como perro de Pavlov, cada vez que cantaban ese estribillo, yo, caía.

Cuarta: como siempre, tal vez uno de los factores que separan un buen filme de una obra maestra es (y perdón la analogía), no solo jugar bien, sino saber ganar el partido y sentí que cierra un tanto floja, aún así, todo lo que construye en el camino es valioso para salir más que satisfecho del cine.

Quinta, última y más clavada: en el subtexto, la historia nos habla de la reconfiguración de la familia, de empezar de nuevo, de dejar que los fantasmas del pasado se desvanezcan, se disuelvan en el tiempo, un proceso sin duda complejo. MAMÁ también reflexiona sobre la idea de perdonar, en específico de la oportunidad de perdonar, de sentir y sufrir la pérdida y buscar una salida. Al final, hay miradas y niveles de profundidad y cada uno decide hasta donde viajar. La pregunta: ¿Realidad o mecanismo de defensa?, la respuesta: en el transcurso del filme lo descubrirán.

Trailer MAMÁ

[embedplusvideo height=”281″ width=”450″ standard=”http://www.youtube.com/v/U3Lv__Y-mAA?fs=1″ vars=”ytid=U3Lv__Y-mAA&width=450&height=281&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep9550″ /]

Por Ricardo Farías @waratxe

Share: