Texto: Ivonne Mota

Brasil es una tierra de carnaval, fiesta y un clima óptimo para las caminatas y el disfrute de la vegetación y las hermosas… serpientes. En la costa de Sao Paulo, hay una isla conocida como Ilha da Queimada Grande (algo así como Isla Quemada). Tiene unos 43,000 m2 y está infestada de serpientes. En ella se encuentra la especie endémica conocida como la jararaca ilhoa o punta de lanza dorada, que se distingue por su brillante color marrón amarillento y por se una de las especies más venenosas en todo el mundo. Hay quienes dicen que hay 5 de estos animales por cada metro cuadrado en la isla. Aún así están en peligro de extinción, pues no hay mucha comida en la isla además, por causas de territorio limitado y aislado, esta especie sufre los efectos de la endogamia animal. Además no se reproducen en ningún otro lugar.

Isla de las serpientes

El veneno de estas serpientes puede matar a una persona en menos de una hora, y las heridas y la forma de morir, son terriblemente escalofriantes. De 1909 a 1920, algunas personas vivieron en la isla, para poder administrar el faro. Pero según las historias locales, el último cuidador de faro y su familia murieron cuando un grupo de serpientes se coló por sus ventanas.

También se dice que los piratas pusieron a las serpientes en la isla para proteger su oro, pero se sabe que la densa población de estos animales empezó hace miles de años sin la intervención humana. Hace unos 11,000 años el nivel del mar se alzó lo suficiente como para aislar esta porción de tierra, ocasionando que las serpientes que ahí habitaban evolucionaran de forma diferente a las que se quedaron en tierra continental.

Para poder visitar la Isla Quemada, se debe pedir un permiso federal con el único fin de hacer investigaciones en favor de las serpientes. Pocos han sido los biólogos que se han atrevido a caminar por húmedos y rocosos caminos. La restricción abarca incluso considerables metros sobre el mar. Desde 1985 la Isla de las Serpientes es considerada una Área Ecológica Protegida, pues es un serpentario único y natural en el mundo.

Y tú, ¿te atreverías a pasar una noche mórbida rodeado de la serpiente que ha causado más muertes en el continente americano?

Visiten: Smithsonian.com

Share: