Jesse Custer

Un reverendo enojado y vengativo, hábil en la pelea cuerpo a cuerpo y con intereses románticos por una experta en armas de fuego; Jesse Custer es el personaje Mórbido de esta semana.

Es en Preacher, donde cobra vida este intrigante personaje, engendrado en la mente del escritor Garth Ennis, ilustrado por Steve Dillon y publicado por Vertigo de DC Comics, entre 1995 y 2000.

Jesse Custer es un reverendo cuya alma se fusiona con una entidad ángel y demonio llamada Génesis, de donde surgen grandiosos poderes conocimos como “La Palabra de Dios”. Es en este momento en el que Custer, experimenta una transformación, sus ojos se tornan rojos y su voz es casi como el sonido de uñas rasgando almas, por supuesto que todo lo que dice es obedecido y logra que cualquiera haga su voluntad.

Su padre, un marine estadounidense asesinado, le enseña desde pequeño a proteger a las mujeres, a nunca tolerar la estupidez y a ser un buen tipo, pues decía que el mundo ya estaba lleno de malos, pero fue su abuela quien le enseñó a amar y a temer a Dios.

TRIOCUSTER

Custer recorre Estados Unidos, acompañado de su extraño amor Tulip O’Hare y de Proinsias Cassidy, un vampiro irlandés que gusta del alcohol y los estupefacientes. Juntos, emprenden la búsqueda de Dios quien aparentemente ha abandonado el cielo y se ha olvidado de sus obligaciones.

En el camino de este enigmático trío, se interpone una organización religiosa y militar secreta llamada “El Grial”, así como la retorcida familia de Custer.

Solamente los que no hablan inglés pueden resistirse a las órdenes de Custer y Génesis, pues para que puedan obedecer, deben entender el idioma primero. Aunque Custer prefiere siempre reservar su Palabra y utilizarla cuando es necesario. El poder de convencimiento es tan increíble que logró que su horrible abuela se combustionara espontáneamente tan sólo con ordenárselo.

Habilidoso peleador, estratega astuto y devoto del género western, Jesse Custer es un justiciero que antepone siempre la caballerosidad pero no dudará en castigar físicamente a quien victimice al inocente.

Finalmente Custer tiene, como muchos hombres en el mundo, un único objetivo: encontrar a Dios y lograr que responda por todos los males que agobian nuestra existencia.

Share: