Por Roiz

Esta semana termina la tercera temporada de la serie de televisión de zombis basada en el cómic, del mismo nombre, escrito por Robert Kirkman, The Walking Dead.

Es interesante ver cómo esta serie que ya lleva 3 años al aire ha progresado en un medio tan conservador como la TV, jamás pensé que fuera aquí y no adaptada para cine, menos producida por un canal relativamente pequeño, como es AMC. La esperanza era ver el nombre de Frank Darabont, como creador de esta versión, y el nombre de Greg Nicotero, el dios del maquillaje, entre los creativos de la serie.

El proyecto empezó con pocos capítulos, como intentando probar qué tal funcionaba entre la audiencia. Para mi agrado, la serie se despegó del cómic, y creó su propio universo (el cómic es demasiado depresivo). A algunos les pareció como una telenovela con zombis, y es que en televisión, el melodrama es lo que predomina. Es un medio más familiar, está en las salas de nuestras casas.

The Walking Dead
The Walking Dead

La TV es más conservadora, pero ahora es el medio que más ha innovado en el terror. Series como American Horror Story, Dexter, la contraparte inglesa In the Flesh y la nueva serie de Hannibal, han propuesto nuevas narrativas dentro del género. La segunda temporada no se hizo esperar y nos contaba más sobre las historias de los sobrevivientes al holocausto zombi. Admirábamos a Rick, odiábamos a Shane (y a Lori también), nos desesperaba Carl: ese es el lenguaje televisivo. Nos permite odiar y amar a los personajes de un capítulo a otro. He leído todos los cómics hasta ahora, y me agrada que no me haya arruinado verlos en la serie de TV. Se ha independizado del cómic, y es que es un lenguaje muy distinto, y ha desarrollado su propia voz.

Frank Darabont ya no estaba a cargo y se esperaba su fracaso, pero sorprendió con elementos poco (o nunca) vistos en televisión: niños zombi muertos, niños con instinto asesino, y sobre todo, una violencia poco vista en el medio. Ni en Los Sopranos tenían escenas tan explícitas. Lo que llega a la tercera temporada, que plantea ahora dos bandos muy claros, y la aparición de un villano genial en TV: El Gobernador. David Morrison, actor inglés famoso por obras de televisión y teatro en Inglaterra, pero literalmente desconocido en este continente, le da vida a este personaje. Es un personaje que empieza ambivalente, no sabemos sus intenciones, aparenta situaciones, para después convertirse en el némesis de Rick Grimes, el héroe de la serie.

*Alerta Spoiler

La tercera temporada se vió plagada de enfrentamientos entre estos bandos liderados por Rick y El Gobernador. También nos sorprendió con la muerte de personajes clave en la historia: Lori, la esposa de Rick muere de una manera poco convencional y muy dura, solamente, por la manos de su hijo. Este fin de temporada dejará muchos cabos sueltos e historias que continuarán en la ya aprobada cuarta temporada. Esperemos que por el bien del género, la serie continue y siga innovando en el medio.

6 thoughts on “The Walking Dead o los muertos también lloran”

  1. Me hubiese gustado que Daryl hubiese guardado a su Hno merle zombie para soltarselo al Gobernador para que se lo coma vivo…. jajaja!!! TWD la mejor serie de todos los tiempos!!!

Comments are closed.