Las razones por las que tenemos pesadillas son tan diversas como personas en el mundo. Para quienes fuimos educados en el mundo del terror, al menos la mitad de las respuestas a nuestras pesadillas son las películas que tal vez vimos unos años antes de los debido. Acá les cuento las mías pero ojala en FB y Twitter nos cuenten de las suyas:

1. Terremoto
Soy un niño del terremoto del 85, cómo demonios no tenerle miedo a los terremotos. Para acabarla de joder, después del terremoto del 85 me fui a vivir a Guerrero, al epicentro de los malditos temblores. Terrible, sufro. Ya mas grandecito me encontré Earthquake del 1974 con Charlton Heston, la disfruté a pesar de todo.

2. Challeger explota
Como todo morro uno de mis grandes sueños era ser astronauta, y digo eran porque con 5 años y ver cómo el Challenger explotaba no fue divertido, ese día me di cuenta que ser astronauta no era tan buena opción.

3. Thriller
Hay muchas razones para temerle a Michael Jackson, no hay duda. También muy morrillo vi ese video y me sacó más de un pedo. No había nada en especial, no sé si eran los ojos amarelos de MJ o que carajos, pero la pasé mal.

4. La Cosa del otro mundo de Carpenter.
The thing es una de las películas más chingonas del terror y del sci-fi. Película border entre géneros. Pero verla a los seis años no es tan buena idea. Recuerdo noches pensando debajo de mi cama iba a aparecer la cabeza-araña de Norris para matarme. Gran filme, grandes pesadillas.

5. Tiburón 3 en 3D
Que tus padres te lleven por primera vez a ver un filme en 3D es genial, pero que se les olvide que vives en Acapulco y te lleven a ver Tiburón 3, no es tan buena idea. De los 6 años a los 16 viví en Acapulco y gracias a Spielberg y sus películas de Tiburón el mar siempre fue ese espacio que había que respetar pero sobretodo estar el tiro de los tiburones.

6. Tinas de baño.
Todo mundo ama las tinas de baño, yo no. La razón Freddy Krueger. Tenía 7 años y recuerdo que era divertido entrar al baños de los padres y jugar horas en la tina, sí lo fue, pero una vez que renté Pesadilla en la calle del infierno, esa idea a de bañarse en la tina de los jefes valió queso.

Share: