¡Los muertos están vivos!

Uno de los que se niega a morir, después de 24 entregas, es el agente Bond… James Bond. Pero, después de tantos años ¿qué tanto puede evolucionar un personaje como él?

Cierto que los juguetes y las máquinas se modernizan, que las técnicas de espionaje se sofistican y que el contexto económico y político se adecua en cada una de las entregas de la saga.

Esta película se vuelve mucho más personal para el personaje del agente 007. Además de encontrar un nuevo amor, entre terribles clichés, con Madeleine Swann, sigue llevando la carga emocional de perder a su amada Vesper Lynd y a M. Además, el villano de esta entrega es muy cercano a la historia de vida de Bond por lo que gran parte del malvado plan de conquistar al mundo recae sobre la relación entre antagonista y protagonista.

La película inicia con la misión que M entregó en un video a Bond luego de que fuera asesinada, esto lo lleva a la Ciudad de México a perseguir a un mafioso italiano quien pertenece a una organización criminal mucho más grande y poderosa de lo que Bond espera. Mucho más cercana también, a varios de sus casos anteriores y a su propia vida. La agencia de espías doble cero peligra y el nuevo orden mundial en términos de seguridad depende de un sistema corrupto del que tiene que salvarnos Bond.

spectrestandee

Después del éxito abrumador de Skyfall, la cual recaudó un billón de dólares en todo el mundo y se llevó dos premios Óscares y un BAFTA, a Spectre le era difícil superar a su antecesora, pero la carga se aminora cuando tienes 100 millones de dólares para el marketing y la promoción de una película que costó 250 millones. Esto, sin duda, se nota. Es casi imposible pensar en una película de Bond sin reconocer los grandes valores de producción que hay en ella. Una de las secuencias más esperadas, por lo menos para los citadinos, es el desfile (inventado) para celebrar Día de Muertos en la Ciudad de México. Por supuesto que emocionará a algunos, reconocer lugares de nuestra capital y ver a Daniel Craig enfundado en un hermoso traje y máscara de esqueleto. Toda la secuencia del Día de los Muertos es, simplemente, hermosa.

Dirigida por Sam Mendes quien regresa luego de Skyfall, es como cualquier película del personaje: bellas chicas, artefactos de súper espías, peleas, persecuciones, guiños de humor y viajes por el mundo, desde Marruecos, hasta Londres.

La canción de este año, interpretada por Sam Smith, no termina de alcanzar memorables interpretaciones como las de Adele, Garbage, Jack White junto a Alicia Keyes o Madonna, pero es un gran acompañamiento a una genial secuencia de créditos iniciales creados por Danny Kleinman, tradición en las películas de Bond.

British director Danny Kleinman at Sony Digital Motion Picture Centre Europe, Pinewood Studios. Kleinman recently directed Sony’s “Made For Bond” advert, which was shot Sony’s F65 professional camera, interspersed with “slow motion” surveillance that can be seen through the screen of the RX100 IV camera.

British director Danny Kleinman at Sony Digital Motion Picture Centre Europe, Pinewood Studios. Kleinman recently directed Sony’s “Made For Bond” advert, which was shot Sony’s F65 professional camera, interspersed with “slow motion” surveillance that can be seen through the screen of the RX100 IV camera.

El reparto es interesante desde Daniel Craig hasta el gran talento de Christoph Waltz. Sin duda y a pesar de los clichés y uno que otro absurdo, las chicas Bond sobresalen en esta película simplemente por que una de ellas es Mónica Bellucci. Está bien, mencionemos también a Stephanie Sigman y a Léa Seydoux.

La cinta se estrenó ya en cines, por lo que pueden pasar 148 minutos llenos de clichés, pero también de mucha acción con Spectre.

Share: