Por: Roberto Kalabera

Lo primero que se me viene a la mente cuando leo, escucho, o visualizo en cualquier formato, la palabra ‘Boy’, la única imagen posible dentro de mi cabeza es el Tall Man (de 1.93 m.) Angus Scrimm diciendo rocosamente su penetrante frase “Booooooyy” (Phantasm, 1979/ Don Coscarelli), cosa que no tiene nada que ver con el nuevo thriller de horror “The Boy” (en español conocida como “El Niño”), el cual se estrena oficialmente mañana viernes 29 de enero en estas tierras mexicanas; bueno, lo que sí podría decir es que ver a Scrimm ante mis ojos diciendo “Booooooyy” sí es algo realmente espeluznante, muy aterrador, y en lo que a “The Boy” concierne, pues vamos, es una película gringa (de Estados Unidos, sí, hollywoodense), lo que la mayoría de las veces tiene un sólo y sencillo propósito, entretener a la audiencia, sin más aspiraciones que eso.

Pero antes de iniciar más a fondo la charla sobre la nueva movie de terror y suspenso de William Brent Bell (“The Devil Inside”/ 2012), te digo más o menos de lo que va su historia:

Una joven mujer estadounidense, Greta Evans (sí, esa mera guapura de “The Walking Dead”/TWD Laura Cohan), acepta un trabajo como niñera en una aldea remota de Inglaterra, dentro de una gótica mansión. Cuando ella llega descubre que el niño de 8 años de edad llamado Brahams, por el que fue contratada para cuidar, es en realidad un muñeco de porcelana de tamaño natural, el cual la creepy pareja suicida de la tercera edad de los Heelshire (Jim Norton y Diana Hardcastle) tratan como a un niño de verdad, haciendo frente de esta manera la muerte de su hijo (el pequeño y misterioso Brahams). Después de no cumplir al pie de la letra una lista de reglas estrictas sobre el cómo tiene que cuidarlo, la inocente y maltratada por la vida Greta (Cohan) comienza a experimentar una serie de eventos perturbadores mismos que la conducen cada vez más a llegar a creer que el susodicho muñeco en realidad sí podría estar poseído por algún ente del más allá, por un maldito espíritu más cabrón que los vivos, y para ayudarla a no morir sola en el intento y a modo de reencontrarse con el amor, aparece en escena el bien apuesto joven encargado de la única tienda en los alrededores, el ni bien ni para mal Malcolm (encarnado por el carismático Hellboysiano Rupert Evans); escrita por Stacey Menear y producida por Lakeshore Entertainment y STX Entertainment en conjunto con Vertigo Entertainment, y distribuida acá en México por Diamond Films, “The Boy”, en pre-producción llamada como “The Inhabitant”, inició su rodaje el 10 de marzo de 2015, en Victoria, Columbia Británica.

“The Boy” no parece pretender ser lo que no es, en ningún punto de su trama, que la verdad es un tanto floja y raya a veces en lo poco interesante, sin chiste. Pero claro, como todas las cosas de la vida, tiene también sus aspectos buenos (rescatables-positivos-amenos), entre los que se pueden señalar como:

1.-Te sacará un buen brinco:

Si lo que buscas en una peli de terror es que te haga tirar de repente las palomitas por el estruendo sonido que acompaña estratégicamente los elementos sorpresa dentro de las escenas, y que una que otra vez te saque un brinquito inesperado (para que abraces sin excusas a tu pareja en el cine), carnal, carnalita, esta es una de las movies perfectas para ti; aunque realmente ya sabes lo que va a salir o pasar cuando ves al actor haciendo tal cosa acompañado de los clichés de miedo, es bueno mencionar que la mejor secuencia en “The Boy” que te hará sacudir el hombro lindo y bonito (en mi muy particular salivero) es cuando la incauta Greta [spoiler]anda por los pasillos y recovecos de la terrorífica mansión, explorando en sus pesadillas de medianoche quién sabe qué, y se topa de repente con el cuadro familiar (monumental retrato londinense pintado a mano), en el que aprecia detenidamente la carita de un Brahams angelical (con un parecido muy similar al icónico personaje infantil grosero de MAD),[/spoiler] y en eso, en ese preciso instante, ¡puuuuum!, no mames, que me dan unas ganas diabólicas de ir al baño, y pues al cuerpo lo que pida, ni modo. 

The-Boy-UK-Release-Date-Lauren-Cohan-1024x425

 

2.-La atmósfera escénica es algo tétrica:

Como todo buen thriller, el suspense lo consigue muy bien gracias a su ambientación gótica, la cual la sentirás más si la ves en un día muy lluvioso, frío, súper nublado (y con un cielo lleno de smog, sobre todo), en una función de esas que son pasadas las 10 de la noche, y qué mejor aún, lleva contigo en los brazos cualquier pinche muñeco (aclarando, masculino) que se vea asesino o muy infernal.

 


maxresdefault (1)

 

3.-El tímido Brahams es menos feo que Chucky y está más vivo que Anabelle:

El pequeño travieso, misterioso y pseudo poseído Brahams no tiene ese aspecto tan horrible, terrorífico y cicatrizado como el desgreñado malcriado de Chucky, pero tiene su lado ‘endemoniado’ si lo ves sentado a la medianoche en la mecedora balanceándose frívolamente con su sedosa melena oscura; por otro lado, es más real que la espectrante Anabelle, porque en realidad Brahams es [spoiler]un cascaron/medio de vigia de un fetichista asesino familiar que vive dentro de las paredes de su casa (la mansión), y no un simple y aburrido espíritu de un supuesto niño del demonio.[/spoiler]

What-Twist-End-Boy-Horror-Movie

 

4.-Si la amaste en TWD, también la amarás como una niñera rompe reglas (ojo, este punto no va necesariamente dirigido sólo para los hombres):

No por ser el último será el menos de los más chilos, sino al contrario, yo creo que ver a la estrella de la popular serie de muertos vivientes de Fox Laura Cohan así en grandote, en la pantallota, es sin lugar a dudas el más curado aspecto de la movie (para mí), y claro que no me refiero por su cuestión técnicamente actoral, pues su interpretación no tuvo nada de singular ni impresionante ya que le faltó fuerza, empuje, algo de coraje, sino que lo digo por el sólo hecho de verla físicamente, y destacando en lo principal la escena en donde se está bañando, subsecuente a la otra en la que se está arreglando para salir de cita con Rupert Evans (el condenado suertudote Malcolm); vamos, hay que ser sinceros, ¡¿a quién chingados no le gusta ver una movie de terror en donde la protagonista sea una bella y bien acinturada muchacha con antecedentes de mata-zombies?! Lo demás no importa, siempre se puede sobrellevar.

hero_The-Boy-2016-2

 

Si tienes así como el gusanito de ir a ver “The Boy” y no sabes aún si sí o si no, mi opinión (bien acá de barrio) es que es sin lugar a dudas mucho menos palomera que la trival (también recientemente lanzada) “Pay the Gost” (en español “La Maldición de Charlie”, 2015/ Uli Edel), eso se los aseguro.

Y también les puedo decir, que esta especie de mezcla de “The People Under the Stairs” (Wes Craven, 1991) con un Michael Myers veinteañero sediento de lujuria y con mucho pelo en pecho, definitivamente sí es de esas que te causarán espamos esporádicos (así como ‘brinquitos’), aunque te lo repito, ya sepas de antemano qué es lo siguiente que pasará en la historia, obvio, muy al estilo de los gabachos (norteamericanos), a quienes les encanta revelarte todo incluso desde los primeros tráilers oficiales.

Así que si quieres pasar un rato de ‘saltitos’ con tu chica (o), y quieres que no se despegue de ti durante una hora treinta y siete minutos, y además te gusta ver muñecos disque poseídos, pues adelante, tú decides.

1200

Share: