por Fernanda Jardí

A Lon Chaney y Boris Karloff no les gustaba la palabra “horror”. Ellos, como yo, utilizaban la descripción francesa: ‘théatre du fantastique’. 

Sir Christopher Lee

Mucho antes de que la tecnología permitiera la existencia del arte cinematográfico, los terrores nocturnos eran encarnados ya sea por danzantes y sacerdotes en un ritual o por actores en un edificio teatral tradicional. El ser humano desde edades primitivas tuvo la necesidad de representar todo aquello que no entendía, que temía, que deseaba, pero también aquello que conocía y con lo que dormía cada noche.

Teatro de Sangre es la columna de Mórbido Fest que indagará sobre los constantes coqueteos de las artes escénicas y performáticas con el género del horror: hablaré sobre los monstruos icónicos que deben su existencia en la pantalla grande a su previo montaje en teatro o discutiré sobre las razones que hacen que una obra como La Dama de Negro no abandone la cartelera ni en México ni en Londres, como ocurre en el caso de El Fantasma de la Ópera en Brodway, etc.

1

A pesar de que en el panorama mundial del teatro, el horror es un tema poco explorado, en la escena nacional existen talentosos directores, actores y escritores que han creído en este género a lo largo de su carrera. En esta columna conocerás su opinión sobre el teatro de horror, su experiencia y sobre sus nuevos proyectos.

¿Por qué la columna se llama así? No sólo se debe a la obsesión mórbida y devoción ultratumba de la autora hacia el gran actor Vincent Price. Theatre of Blood, película de comedia negra dirigida por Douglas Hickox en 1973, podría ser la versión guiñolesca de los momentos más oscuros de la obra de William Shakespeare.

En palabras de Guillermo del Toro (@realGDT):

Peculiar, oscura, llena de momentos ingeniosos; un relato de venganza post-Phines. Price es perfecto como lo es la música que lo acompaña.

¿Quién mejor que Vincent Price para personificar a un actor frustrado que, despechado por la mala crítica y destrucción de su carrera, regresa de la muerte y asesina a cada uno de sus “difamadores” de manera poética y shakespereana? Incluso, rescribe una de las más conocidas obras del poeta isabelino y por fin, el judío reclama la libra de carne que “injustamente” le negaron.

theatre-of-blood-poster

En la opinión de Andy Nyman, co-creador de la experiencia teatral Ghost Stories, el poder del horror en el escenario no sólo compite con el que se siente en las salas de cine, sino que puede llegar a superarlo. Las artes escénicas posen una cualidad que el cine o la literatura carecen:

El terror en el teatro lleva un golpe que se amplifica de forma aguda, ya que es en vivo; el espectador comparte el mismo espacio físico que los actores. Lo que una producción teatral de terror inteligente hace es recordar a la audiencia que la sensación de peligro es tan real para ellos como lo es para las personas en el escenario.

Tercera llamada.

Tercera. Comenzamos.

Share: