No es ningún secreto que Robert del Naja y compañía tienen un vínculo sentimental con la ciencia ficción. Massive Attack, desde sus comienzos como tal, ha gustado de usar el scifi para terminar de transmitir el mensaje que siempre empieza con música.

Ahora que salió en su nuevo proyecto EP, Ritual Spirit, quedó claro que el tono oscuro que los ha acompañado por décadas aún no los abandona. Para prueba de ello está el video de Take it there lanzado el 28 de enero, un hecho muy importante pues no sólo nos dejó el regreso de Massive Attack, pero también una nueva reunión entre 3D y Tricky, como en los viejos tiempos.

Hace unas horas la agrupación soltó un nuevo video, Voodoo in my blood.

La canción tiene presencia de los hip hoperos escoceses Young Fathers y el video es protagonizado por Rosamund Pikes. Pero, y aunque nos encanta Massive, hoy no estamos aquí para hablar de la canción (que por cierto está bien chingona). La intención es mostrarles cómo se hace una buena historia de scifi sin aparente trama, apelando únicamente a la música y a la incertidumbre. ¿Cinematrografía? No nos perdamos en conceptos, ver y escuchar Voodoo in my blood es una experiencia llena de sentimientos, con un apocalipsis personal a manos de un robot, con desolación urbana, con agitación y con esa belleza inquieta que siempre nos regala la ciencia ficción.