Sorprendido por la gravedad de las acusaciones en contra de su paciente Remo Ayala, el psicólogo Alberto Albores acepta formar parte del equipo que defenderá la inocencia del joven.

Pero a medida que obtiene datos cada vez más perturbadores sobre Remo, el psicólogo debe concluir si éste le contó simples fantasías o confesó hechos atroces. ¿Trabajó como escapista con el mago que se hace llamar ‘El Gran Padilla’?

¿Mató al misterioso Farid Sabag, o el asesino fue su hermano gemelo, que trata de inculparlo?

¿Cómo murió la madre de los mellizos, y por qué un poderoso político se esfuerza en borrar sus huellas?

¿Qué papel juega la guerrilla mexicana en esta historia?

¿Quién es esa vidente, desaparecida en circunstancias siniestras, que parece conocer la verdad?

42-huesos-de-san-lorenzo

“¿Cómo se construyen los recuerdos? ¿Cambian, se acomodan, maduran con el tiempo? ¿O van borrándose como periódicos al sol?

Reconstruir el pasado es armar un rompecabezas en el que las piezas no terminan de embonar.

No sabría decir cuántos años me tomó escribir este libro: serían quince si me remonto al día en que Remo Ayala llegó a mi consultorio por primera vez”.

Proveniente de una familia de mineros, Vicente Alfonso fue educado en un colegio jesuita, donde estudió trece años. Además de “Huesos de San Lorenzo” (Premio Internacional de Novela Sor Juana Inés de la Cruz 2014) es autor de “Partitura para mujer muerta” (Premio Nacional de Novela Policiaca), “Contar las noches” (Premio Nacional de Cuento María Luisa Puga) y “El síndrome de Esquilo”. Ha sido becario de la Fundación para las Letras Mexicanas en dos períodos, del Fondo para la Cultura y las Artes de Coahuila en tres ocasiones, y del programa para residencias en el extranjero del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Vicente Leñero lo calificó como: «Un escritor de altos registros. Desde ahora, será necesario seguirlo y perseguirlo. Es un novelista excelente».

portada_huesos-de-san-lorenzo_vicente-alfonso_201510211803

 

Share: