Por Roberto Coria

Me saldré un poco, en apariencia, de los temas que nos unen. Una película que me cautivó en la infancia fue Los doce del patíbulo (The dirty dozen, Robert Aldrich, 1967), donde el veterano Lee Marvin interpretaba al Mayor John Reisman, oficial de la actual Agencia Central de Inteligencia estadounidense que reúne a un equipo inusual, conformado por convictos del ejército en espera de ejecución, para realizar una misión suicida contra el Tercer Reich en el ocaso de la Segunda Guerra Mundial. La premisa de su guión, basado en la novela homónima de Erwin Nathanson, no es diferente de lo planteado en la actual serie de películas Los indestructibles (aunque prefiero Los prescindibles, su título original), diseñadas para el lucimiento del actor Sylvester Stallone y otras antiguas estrellas del cine de acción de los años ochenta: “los peores individuos unidos para hacer algo bueno”. Si lo pensamos bien, es algo lógico y atractivo. Los convocantes, necesariamente una autoridad con poder sobre ellos, no tienen nada que perder si sus peones fallan en la encomienda. Simplemente mueren y punto, sin consecuencias ni lamentaciones. La energía y potencial destructivo de estos individuos son ideales para combatir ciertas amenazas. No tienen los escrúpulos que distinguen al héroe promedio y, nos guste o no, hay males que no se pueden combatir haciendo un alarde de ética o moral. A veces necesitamos personas que se manchan las manos en nuestro beneficio. Es fuego contra fuego.

Escuadron01

Escuadron02

Esa es la misma intención, que data de 1959 y fue revivida en 1987, de reunir a algunos de los villanos de DC comics. Ya hemos hablado que esto es algo prácticamente irresistible, sea como una forma de reciclaje artístico o con la intención de capitalizarlos. El mérito de la idea del ensamble pertenece a Robert Kanigher, Ross Andrun y John Ostrander. Así nació el Escuadrón Suicida. En su época moderna, este selecto grupo responde órdenes de Amanda Walker, siniestra y poco escrupulosa oficial gubernamental –de altísimo nivel- creada por Ostrander, Len Wein y John Byrne. Los integrantes del grupo han variado con el paso de los años. Tal vez la pieza más añeja es la dinastía iniciada por Rick Flag, donde abuelo, padre y nieto han sido parte esencial por su carácter volátil pero sobre todo por su entrenamiento en tácticas militares, demoliciones y habilidad estratégica. O está el sicario profesional Floyd Lawton, que ostenta el nombre profesional de Deadshot. Tal cual lo crearon Bob Kane, David Vern Reed y Lew Schwartz en junio de 1950, era una especie de catrín –con antifaz, sombrero de copa y frac- diestro en el uso de todas las armas de fuego imaginables. Hoy evolucionó hasta convertirse en un sofisticado y letal matón enmascarado con un ojo cibernético que le da más precisión en sus blancos. Y tenemos a la torcida June Moone conocida como La Encantadora por sus poderes mágicos. También dan colorido al Escuadrón adiciones más recientes, como el enorme y feroz Waylon Jones, apodado Killer Croc, creado en 1983 por Gerry Conway y Don Newton en la mejor tradición de los Fenómenos de Tod Browning, o la malograda psiquiatra Harleen Quinzel ideada –para la popular serie animada de los años noventa- por Paul Dini y Bruce Timm. Atraída al lado oscuro por su más famoso paciente en el Asilo Arkham para criminales dementes, y por su extravagante, siniestra y divertida naturaleza, su indumentaria semeja al famoso Arlequín. Sobre ella, incluyo algo de mis recientes favoritos: una fotografía de la joven artista Priscilla Pomeroy, que le da vida en su encarnación más actual.

Escuadron05

Escuadron03

Escuadron06

Escuadron10

Escuadron09b

Escuadron08

Escuadron07

Escuadron10b

Con lo anterior, llegamos al miembro no oficial más reputado de este grupo, el que puso a la venidera versión cinematográfica de sus aventuras –la primera que se le dedica- en el ojo del huracán tan pronto se dio a conocer el nombre y el aspecto del actor que lo interpretaría. El cantante Jared Leto, con todo y su talento y su prestigiado premio Óscar bajo el brazo, no deja de causarme las mayores reservas y, al mismo tiempo, una curiosidad similar. Refrendo lo que dije aquí mismo en el pasado (https://www.morbidofest.com/archivos/40887), y sinceramente espero que nos sorprenda. Estoy seguro que el sonoro éxito –comercial y de crítica- de Deadpool (Tim Miller, 2016) abrirá la puerta a variaciones semejantes, donde los no necesariamente buenos ocuparán el lugar protagónico. Por lo que respecta al Escuadrón, sólo nos resta esperar algunos meses. Volveré a platicar sobre él llegado el momento.

 

Escuadron12

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Es asesor literario de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche que murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido ahora en un programa radiofónico. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del que anteriormente era conocido como Distrito Federal.

 

Share: