Comparto mi cumpleaños con grandes: el prodigioso actor escocés Sean Connery y el hoy tan cuestionado cineasta Tim Burton, a quienes admiro incondicionalmente. Eso hace mi fecha de nacimiento algo verdaderamente especial. Pero compartir una celebración tan importante es un verdadero conflicto para muchos. Hay quienes se niegan a disfrutar esta coincidencia, en una actitud territorial y primitiva.

Trio01

En el terreno del horror, otro prominente hijo de géminis es Christopher Frank Carandini Lee, quien como su colega Vincent Price nació un 27 de mayo, pero de 1922. La semana pasada centré mi atención en el segundo, en estricto orden cronológico y porque nunca le había dedicado un espacio en esta columna. Y el día anterior que ellos, pero de 1913, llegó a este mundo Peter Cushing, colmo de las fortunas. Todos siempre serán recordados por sobradas razones en estos rumbos Mórbidos. Lee, además de su condición nobiliaria, sus raíces teatrales y su enorme carrera cinematográfica, tiene el privilegio de ser uno de los mejores intérpretes de la creación de Bram Stoker. A diferencia de sus predecesores, su Drácula captura la esencia erótica y malévola del vampiro: seductor para las mujeres, terrible con los hombres. Lee fue el último de su especie, el gran sobreviviente de una estirpe de actores carismáticos e irrepetibles, y permanece presente entre las nuevas generaciones de cinéfilos por su aparición en numerosas películas del ya mencionado Burton como La leyenda del jinete sin cabeza (1999), Charlie y la fábrica de chocolate (2005), El cadáver de la novia (2005, donde dio su potente voz), Alicia en el país de las maravillas (2010) y Sombras tenebrosas (2012). También fue el malvado hechicero Saruman en la saga de El Señor de los Anillos (Peter Jackson, 2001, 2002 y 2003) y en dos de la trilogía El Hobbit (2012 y 2014). Es recordado como el villano Conde Dooku en dos de las precuelas de La Guerra de las Galaxias (George Lucas, 2002 y 2005). En 2009 fue nombrado Caballero del Imperio Británico por su aportación al patrimonio fílmico inglés, honor más que merecido.

Trio02

Expresé mi más hondo pesar por su inevitable muerte física el pasado 7 de junio de 2015. En el mejor lugar donde se encuentra, reciba mi felicitación y temor reverencial, Maestro Lee. Me conforta imaginarlo, junto a sus amigos Price y Cushing, sonrientes y brindando con una copa de vino. Rojo como la sangre, por supuesto.


Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Es asesor literario de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche que murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido ahora en un programa radiofónico. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del que anteriormente era conocido como Distrito Federal.

Share:
Written by Roberto Coria
Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Es asesor literario de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche que murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido ahora en un programa radiofónico. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del que anteriormente era conocido como Distrito Federal.