Amamos el horror. Lo amamos al punto en el que tenemos un festival dedicado completamente a ello. Y el horror tiene muchas formas, subgéneros y vestidos. Básicamente, hay un sabor para cada paladar y nos encantan todos.

¡Huye! (Get Out, Jordan Peele – 2017) es un nuevo sabor que queremos repetir más de una vez. Si no conocen el nombre del director, es porque este es su debut en el mundo mórbido. Jordan Peele es parte del dúo cómico Key & Peele, género en el que han tenido bastante éxito, así que su entrada al horror como guionista y director es de llamar la atención.

En ¡Huye! seguimos la historia de Chris Washington (Daniel Kaluuya), un joven afroamericano que está por iniciar un viaje para conocer a los padres de su novia, Rose Armitage (Alison Williams). Chris está un poco nervioso por el encuentro, ya que la chica y su familia son caucásicos y el clima racial en Estados Unidos no es precisamente el mejor para la visita. Rose no le da importancia al hecho y le asegura que no habrá ningún problema cuando lleguen a la propiedad de la familia.

Al llegar, Chris es recibido con brazos abiertos por los padres de Rose, Dean (Bradley Whitford), neurocirujano y Missy (Catherine Keener), terapeuta e hipnotista. Todo parece ir bien, hasta que surge el hecho de que Chris es fumador y Missy sugiere ayudarle a salir del hábito por medio de la hipnosis, algo a lo que el joven fotógrafo se niega.

 

Conforme avanza la trama, el comportamiento de la madre y el hermano (Jeremy, interpretado por Caleb Landry Jones) empieza a tornarse incómodo, aunque no necesariamente extraño. Chris está acostumbrado al hecho de que los blancos se comporten así cuando hay un joven negro presente. Sin embargo, la situación empieza a tornarse rara cuando los sirvientes de la casa, también de raza negra, comienzan a portarse de manera inadecuada. Su amabilidad está más allá de lo que cualquier persona normal muestra en una situación regular y Chris sospecha que hay “algo” que está pasando con ellos, aunque no puede determinar exactamente qué es.

 

Jordan Peele, director y guionista de ¡Huye!

Es entonces que Jordan Peele empieza a hacer girar las ruedas del terror. Chris es hipnotizado, un poco fuera de su voluntad y el hábito de fumar le parece repulsivo, aunque eso no es lo único que pasa.

Peele nos muestra el retrato de una sociedad que considera que no es racista, pero que en aras de “mejorar” la situación de los afroamericanos, causa daños mucho más extensos. La extraña actitud de los personajes se intensifica cuando llega un grupo de amigos de la familia a una reunión que realizan cada cierto tiempo y la tensión crece cada vez más. LilRel (Rodríguez Williams), el mejor amigo de Chris, le advierte por teléfono que el comportamiento que describe no es natural y que debe salir de ahí de inmediato, aunque Chris no está convencido del todo.

El terror en ¡Huye! no requiere de monstruos o de maldiciones satánicas para hacerlo funcionar. De hecho, los monstruos son completamente humanos, sin poderes ultraterrenos. Sí, hay elementos que están más allá de lo “real”, pero su uso está justificado y es lo suficientemente terrorífico como para mantener la tensión durante toda la historia.

 

Cuando Chris se da cuenta de lo que está pasando en realidad, es demasiado tarde. Hay un plan diseñado solo para él y no puede liberarse fácilmente. Peor aún: él no es el primero y aparentemente, no será el último.

El horror urbano de Jordan Peele es deliciosamente fresco y efectivo, algo que el cine de género necesitaba urgentemente. La interpretación de los actores es excepcional y destaca Daniel Kaluuya, a quien seguramente recordarán por su participación en Black Mirror, como el participante de un concurso en una sociedad distópica en el episodio 15 Million Credits.

No queremos arruinar el punto central de la trama, es decir, el macabro plan que se pone en marcha para Chris. Baste decir que la película será una de las más recordadas en los próximos años y que esperamos mucho más de Jordan Peele en el futuro.

¡Huye! es distribuida por Universal Pictures y producida por Blumhouse, la casa productora que está dándole un nuevo rostro al horror. Se estrena el viernes 26 de mayo en las salas cinematográficas de México y lleva el sello de calidad Mórbido.

 

Share: