Por Eric Ortiz García

 Udo Kier es una verdadera leyenda del cine, aunque él mismo lo niegue: “No, no digas eso. Solo hice muchos filmes y fui muy afortunado al haber trabajado con buenos directores. Empecé a conocer a [Rainer Werner] Fassbinder cuando tenía 16 años y luego trabajamos juntos en Alemania. También con Wim Wenders y Lars von Trier, con quien he hecho 11 filmes en 25 años”, dijo el histrión alemán de 72 años en entrevista para Mórbido desde el Fantastic Fest.

Kier es parte del reparto de una de las mejores cintas que se han presentado hasta ahora en dicho festival: Brawl in Cell Block 99, el segundo largometraje dirigido por S. Craig Zahler, quien hace un par de años presentó el excelente western Bone Tomahawk.

Brawl in Cell Block 99 es un violento drama sobre un hombre, Bradley Thomas (Vince Vaughn), que es sentenciado a siete años de prisión tras una transacción de drogas que se salió de control. Lo más trágico del asunto es que justo en el momento de la sentencia, la esposa de Bradley está embarazada luego de que ambos superaron una crisis marital.

Una vez que el protagonista está en prisión, Brawl in Cell Block 99 toma un camino más cercano al cine de explotación de antaño, por medio de una situación que obligará a Bradley a tratar de ser transferido a otra cárcel. Es precisamente el personaje de Udo Kier – un trabajador del antiguo socio criminal de Bradley – quien le lleva las malas noticias al protagonista: si no quiere que su esposa y su bebé estén en peligro, tendrá que matar a un prisionero que se ubica en el llamado bloque 99 de una cárcel de máxima seguridad. Obviamente la única opción para llegar a ese peligroso lugar es la violencia.

Para conocer más sobre esta gran cinta, platicamos con Kier.

Seguramente el director S. Craig Zahler es un gran seguidor de su carrera, entonces ¿cómo se acercó a usted con el proyecto de Brawl in Cell Block 99?

Él me dijo apenas anoche que cuando escribió el filme, pensó en mí desde el comienzo. Luego se me acercó y vi inmediatamente Bone Tomahawk, la cual no había visto porque no voy mucho al cine. Me gustó ese filme así que me envió el nuevo guión, lo leí, y mi parte era una especie de mensajero de la muerte porque le dice [al personaje de Vaughn] lo que va a hacer su jefe.

Tuve muchas conversaciones con Craig porque él quería que lo hiciera de una manera tenue y eso es justo lo que hago en las películas. Si interpretas a un personaje malvado, o tienes diálogos malignos, no necesitas gritar; lo puedes decir suavemente porque el significado de las palabras ya es muy fuerte.

Cuando vi la película [en el festival de Toronto] me gustó que la gente gritara y celebrara el destino fatal de mi personaje. Si tu participación es bastante breve y aún así logras que la gente responda, es una buena señal de que hiciste bien tu trabajo.

¿Cómo fue colaborar con Vince Vaughn para una de las escenas clave de la película?

Nunca había visto a Vince así, ni tampoco a Don Johnson [quien interpreta al jefe de la prisión de máxima seguridad]. A Vince apenas lo conocí el día que filmamos la escena. Él estaba muy concentrado y determinado en hacer este rol, con la ayuda de Zahler. Claro que ellos tuvieron más conversaciones.

Creo que es una gran interpretación y a mí me gusta trabajar con actores que son excelentes personas en sus vidas privadas, como Vince. Para mí eso es importante, por eso me hice amigo también de Christoph Waltz [luego de trabajar juntos en Dowsizing].

¿Qué piensa de la violencia de Brawn in Cell Block 99 y de su muy particular sentido del humor?

Debes entender que el bloque 99 de la cárcel es para asesinos que nunca saldrán de ahí. Si estás en prisión y nunca vas a salir, si no hay libertad condicional, tú haces lo que quieres; si no te gusta alguien, le aplastas la cabeza contra la pared. Si quieres matar al guardia, lo matas. Quizás te pongan en una celda solitaria por cinco semanas, sin luz, y eso no te va a gustar, pero ellos no te van a matar y deben alimentarte porque así son las reglas. Mi personaje le dice al protagonista que vaya ahí [al bloque 99] y él sabe que tendrá que hacer algo malo para ser transferido.

Algunas personas piensan que es un filme de horror pero no lo es. Es un filme muy realista. Tiene un humor extraño, pero de una manera realista. También hay situaciones en las que el público se ríe porque se siente incómodo. Creo que al filme le irá bien aunque es muy brutal.

La película se estrena el 6 de octubre en cines de Nueva York y Los Ángeles y luego el 13 de octubre en VOD y Digital HD.

Share: