Por Eric Ortiz García

Durante el Día 2 de funciones en Mórbido Fest, apareció parte de la legión sudamericana. Desde Chile llegó el director Lucio A. Rojas, quien en 2015 también presentó su cinta Sendero en el marco del festival. En esta ocasión, la nueva película de Rojas, Trauma, tuvo su premiere mundial como parte de la sección mórbida “El que se lleva, se aguanta”, dedicada a filmes extremos que no son recomendados para “almas sensibles”.

Su inclusión en esta sección se justificó desde la primera secuencia, la cual está situada en 1978, durante la dictadura militar en Chile. Un soldado de Augusto Pinochet se dispone a castigar a su esposa por haberlo engañado con un comunista, y para ello recluta a Juan, su hijo adolescente, quien es forzado por su padre a violar a su propia madre. El trauma de Juan pasará a representar los efectos de la dictadura en Chile, aún vigentes muchos años después.

La trama central de la cinta, de hecho, se desarrolla en 2011, cuando un grupo de cuatro mujeres jóvenes viajan a un remoto pueblo sin imaginar que serán las nuevas víctimas de un maniaco asesino y violador, cuya historia ciertamente se remonta hasta los años de Pinochet. “En Chile hoy todavía no sanamos de la dictadura, y difícilmente lo haremos mientras exista la ultra derecha; de hecho, viene un presidente de ultra derecha el próximo año, así que estamos cagados”, afirmó Lucio A. Rojas durante la sesión de preguntas y respuestas luego de la función de Trauma.

Además del tema de la dictadura, Trauma aborda sin tapujos la violencia sexual, particularmente contra las mujeres; algo que obviamente es bastante actual para un país como México. “La gente me preguntaba, ‘¿por qué haces una película de algo tan contingente y que nadie quiere ver en pantalla?’. Pero yo digo, todo lo contrario, la única forma de llevar a la pantalla algo tan crudo y terrible como la violación sexual tenía que ser de esta forma: cruda, visceral y explícita en algunos momentos. Tiene que ver con las realidades del mundo actual que tenemos”, concluyó Rojas.

Por otra parte, Mórbido también tuvo el estreno mundial de AJ Zombies, una película peruana que si bien tiene un tono totalmente opuesto al de Trauma (es una zom com musicalizada con algo de cumbia), de igual forma toca un tema presente en prácticamente todos los países latinoamericanos: la desigualdad social.

El protagonista de AJ Zombies es el hijo de la criada de una familia adinerada. Él creció siendo un buen amigo de la hija de la familia, a tal grado que está secretamente enamorado de ella, pero el paso del tiempo – y sus diferentes estatus sociales – los fue separando poco a poco. Sin embargo, el destino los volverá a juntar para una sangrienta y divertida aventura, mientras tratan de huir del apocalipsis zombie y se encuentran con coloridos personajes, como un viejo borracho y un estricto guardia de seguridad.

El director Daniel Martín Rodríguez estuvo presente en Mórbido y habló sobre el origen y el concepto de AJ Zombies, proyecto que empezó como una serie web. “La serie original era una crítica social escondida dentro de pequeños relatos de zombies. Cuando vino la idea de hacer la película, cogimos dos personajes de la serie web para darle un arco narrativo. El concepto es que estas personas que ya no se pueden ver, por las construcciones sociales, se puedan relacionar otra vez en una nueva sociedad”.

Cabe mencionar que la versión presentada en Mórbido de AJ Zombies no fue la definitiva dado que el director sigue abierto a los comentarios del público para mejorar su producto.

Share: