Quisiera que esta historia se titulara “Crónica de un triunfo anunciado”. A estas alturas saben bien que el domingo pasado nuestro compatriota Guillermo del Toro ganó la prestigiada presea como Mejor Director que otorga la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión (o BAFTA, por sus siglas en inglés) por su más reciente película, cuyo título bien conocen. Fue muy relevante que en su discurso de aceptación mencionara a la figura que inspira la actividad que promociono en esta ocasión. “Mary Shelley tomó el dilema de Calibán, dio peso a la carga de Prometeo, dio voz a los sin voz, presencia a lo invisible, y me mostró que a veces para hablar de monstruos tenemos que fabricar los propios”, palabras más, palabras menos. Nuevamente, no pude evitar conmoverme. Si en tiempos recientes, en el mundo de la cinematografía, alguien ha comprendido y defendido la inmortal novela, es él. Pese a cualquier descalificación, controversia o absurdas acusaciones de plagio, un Óscar es inminente.

 

He aquí entonces la invitación: “El sueño de la razón produce monstruos”, escribió Francisco de Goya en una de sus más inquietantes litografías de los Caprichos, concebida cuando sus fantasmas internos se rebelaban y le revelaban las luces de lo oscuro. Contemporáneamente, Mary Shelley creaba el personaje de Víctor Frankenstein, que trasciende su filiación gótica para convertirse en símbolo de quien intenta equiparar su obra a la de los dioses o la Naturaleza: crear un hombre, dar la vida a otro ser.

En tiempos de estudios de género, clonación e ingeniería genética, la novela de Shelley dista de ser una ficción para el consumo efímero. Aquella joven de dieciocho años, testigo y protagonista del huracán que modificaba hábitos, países, voluntades, tuvo la lucidez para hacer cabalgar su pesadilla -jaca nocturna- en los campos de la ciencia y la filosofía, y crear una obra aún inquietante,  lo cual demuestra que la recepción de su novela -como corresponde a un clásico- necesitaba del tiempo para apreciar  más claramente las relaciones peligrosas -y en su novela fatales- entre la imaginación y el conocimiento científico.

Este año, las Terceras Jornadas de Literatura de Horror de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, actividad que coordino con mi amigo Vicente Quirarte, pretenden estudiar la novela de Mary y las  transformaciones discursivas que ha tenido a través de sus primeros 200 años de vida en diferentes ramas del conocimiento. Todo a través de las siguientes conferencias, mesas de diálogo y una lectura dramatizada:

 

VIERNES 23 DE FEBRERO. CAPILLA

17:00 a 17:45 hrs.Conferencia magistral. Los riesgos de las metáforas: Galvani, Frankenstein y la chispa de la vida.Antonio Lazcano Araujo (El Colegio Nacional).
18:00 a 18:45 hrs.Conferencia. Una mujer llamada Mary Shelley y un monstruo llamado Romanticismo.Vicente Quirarte (El Colegio Nacional).
19:00 a 19:45 hrs.Diálogo. Frankenstein: ciencia romántica y mito.Gabriela Frías Villegas y Silvia Piñera.

 

 

SÁBADO 24 DE FEBRERO. GALERÍA DE RECTORES

14:00 a 14:45 hrs.Diálogo. Mary Shelley y John Polidori, hermanos de sangre y tinta.Luisa Iglesias Arvide y Natalia Cadillo.
15:00 a 15:45 hrs.Diálogo. La Criatura y sus transformaciones en la pantalla grande.Pablo Guisa y Abraham Castillo (Mórbido).
16:00 a 16:45 hrs.Lectura dramatizada. “Mary, la Criatura y Polidori”.Elena de Haro, Sergio Rüed y Gabriel Pingarrón. Dirección de Eduardo Ruiz Saviñón (Teatro Gótico).

 

Pueden consultar la programación pormenorizada aquí. Espero verlos por allá. Si deciden acompañarnos, tomen sus precauciones. Los lugares se agotan con rapidez monstruosa.

 

__

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas. Es asesor en materia literaria de Mórbido. Escribió la obra de teatro “El hombre que fue Drácula”.

 

Share:
Written by Roberto Coria
Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas del país. Es asesor literario de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche que murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. Condujo el podcast Testigos del Crimen y escribe el blog Horroris causa, convertido ahora en un programa radiofónico. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del que anteriormente era conocido como Distrito Federal.