En la noche de la edición 90 de los Oscar, llegó el momento de recordar a todos los actores, productores, guionistas y demás profesionales del cine que murieron. Es el reconocimiento de una vida entregada al entretenimiento, a que dejes de pensar en las cuentas por pagar y los conflictos personales y te metas de lleno a una historia.

Desfilaron, entonces, todos los que dejaron este plano y pasaron al siguiente nivel. O, por lo menos, esperábamos que así fuera, pero hubo dos ausencias gigantescas en el recuento: el director Tobe Hooper y los actores Adam West y Michael Parks.

Tobe Hooper es, desde luego, uno de nuestros favoritos. Es el creador de otro de los monstruos clásicos del cine mórbido, el temible Leatherface. Su película, The Texas Chain Saw Massacre estableció un referente que otros grandes, como John Carpenter, tomaron en cuenta para la creación de sus propios monstruos. Además, nos marcó para siempre con Poltergeist, en el mundo más comercial y sabor vainilla.

Solo se puede decir una cosa de Adam West: es Batman. El actor de series y películas fue más famoso por ser el valeroso encapotado Bruno Díaz, quien con su joven entenado, Ricardo Tapia, protegían las calles de Ciudad Gótica. Su serie de TV era absurda y sarcástica, pero siempre con un mensaje positivo para niños y adolescentes. West siempre estuvo dispuesto a retomar el personaje en otros proyectos y antes de su muerte, tuvo la oportunidad de dar voz al paladín de la justicia en dos ocasiones más: Batman: Return of the Caped Crusaders Batman vs Two-Face, dos historias animadas ubicadas en el universo de la serie.

 

Finalmente, Michael Parks fue uno de esos actores que siempre iluminaron la pantalla. Era la encarnación del dicho “no hay papel pequeño”. pues en cada interpretación, por corta que fuese, por absurda la película o serie, lo daba todo. En los últimos años, Parks fue actor fetiche de dos directores: Quentin Tarantino y Kevin Smith.

Tal vez la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas lo haya olvidado, pero Mórbido recuerda. Nosotros recordamos.

 

Share: