-Por Pablo Guisa

Hace unos meses tuve la oportunidad de visitar el set de filmación de Annabelle 3 estar con ella y con su familia una vez más. 

Es siempre un gusto para mí el poder ver de primera mano todo el trabajo, dedicación y empeño que hay detrás de cada una de las películas del universo El Conjuro, pero en especial el enorme esfuerzo y talento del equipo que las hace posibles. Sin duda,  Annabelle 3: Viene a Casa es una de las más cuidadas en cuanto al diseño de producción, arte, vestuario, ambientación y todos esos detalles que nos hacen perdernos en estas historias. 

La película se desarrolla prácticamente en su totalidad en el interior de la casa de los Warren. Cada rincón de la casa fue diseñado, construido y decorado  dentro de los estudios de Warner Bros. Pictures en Los Angeles California, con un nivel de detalle que pocas veces vemos hoy en películas de terror. En especial, el cuarto de los artefactos, en donde están almacenados los objetos malditos que los Warren se han esforzado por mantener en un lugar seguro y fuera del alcance del público. Esta habitación es familiar, porque ya la hemos visto dentro de la franquicia en dos ocasiones anteriores: en El Conjuro y El Conjuro 2, pero en ambas, no pasamos mucho tiempo dentro de ella. En esta entrega de la saga, volveremos a ver a viejos conocidos, como el simio de cuerda y el Samurai y podremos disfrutar a detalle todo este oscuro museo y los misterios que alberga.

 

Una de las personas con las que más esperaba platicar fue JENNIFER SPENCE, la diseñadora de producción de esta nueva secuela. Jennifer tuvo la misma función en Annabelle 2: La Creación y tiene una trayectoria de más de 25 películas de terror, a las que ha otorgado un estilo inigualable. En una visita durante la filmación de la cinta anterior de nuestra muñeca favorita, Jennifer me contó que en cada una de las películas en las que colabora incluye algún objeto personal entre la utilería. En esta ocasión, fue un muñeco de oso con cara triste, un juguete de su infancia, (pongan atención en el cuarto de Judy Warren).

Acerca de su trabajo, le pregunté acerca del proceso emocional de desmontar los sets al terminar la filmación, ya que ella encabeza a todo un equipo que pasa meses trabajando en la creación del mundo de cada película, desde su diseño, la elección de cada objeto, hasta montar la casa y hacerla que se vea y se sienta como si fuera el hogar en el que vive una familia real. Su respuesta fue que cada vez que termina una película prefiere no acudir a desmontar los sets en persona y prefiere enviar a su equipo a realizar esta tarea, mientras que ella pasa por un proceso de duelo. 

Jennifer me confesó que en todos los sets de su creación no sólo coloca un objeto suyo, sino que también se queda con uno. Jennifer es una mujer muy talentosa y que tiene todo para convertirse en directora de cine en un futuro, ya que su trabajo la ha llevado a estar de la mano con grandes directores, entender las historias, los personajes, sus motivaciones, miedos, alegrías y personalidades, lo cual se refleja en los espacios que diseña, mismos que ayudan a los directores a contar sus historias, pues muchas veces incluye elementos a los decorados que ni a los mismos directores y guionistas se les habían ocurrido. Por ejemplo: en la sala de artefactos de Annabelle 3: Viene a Casa, Jennifer incluyó una puerta a un sótano que no existía en el guión y que incluso podría tener una función dentro de una próxima entrega de la franquicia.

 

Con LEAH BUTLER, la diseñadora de vestuario, hablamos de algunas particularidades de sus creaciones para el filme. Como en el caso del diseño de producción, cada detalle le da vida y continuidad al universo El Conjuro. Por ejemplo, Ed y Lorraine están usando el vestuario que tenían en la primera cinta, en la que, como recordarán, guardan a Annabelle en la sala de artefactos. Además, la elección de las texturas es esencial para darle esa atmósfera de principios de la década de 1970, en la que está ambientada la historia.

 

Annabelle 3: Viene a Casa definitivamente no es apta para niños, así que me causaba mucha curiosidad hablar con la pequeña McKENNA GRACE, quien interpreta a Judy Warren, la hija de Ed y Lorraine. Parte de lo que me comentó fue que la muñeca de Annabelle no le da miedo… siempre y cuando no la dejen sola con ella, pues no le gusta lo que siente cuando la toca. Algo muy interesante en cuanto a la técnica interpretativa para una actriz tan joven (tenía solo 12 años cuando visitamos el set) el comenzar a escribir un diario, pero en la voz de su personaje. De esta manera, McKenna conoció mucho mejor a Judy Warren.

 

Por último, algo que todos me comentaron: antes de iniciar la filmación llevaron a un sacerdote al estudio para que bendijera el set de filmación, ya que en todas las películas de la franquicia han sucedido cosas inusuales, en especial la aparición de letras “A” que nadie sabe explicar. Para nosotros no son ajenos este tipo de fenómenos, ya que son habituales en las películas clásicas de horror que tratan temas sobrenaturales. Annabelle 3: Viene a Casa tiene historias y sucesos inexplicables dentro y fuera de la pantalla.

 

Los demonólogos Ed y Lorraine Warren están decididos a evitar que Annabelle haga más daños y guardan a la muñeca poseída en la sala de artefactos de su casa “a salvo” y bajo llave, detrás de un vidrio consagrado y con la bendición de un sacerdote. Pero una noche de horror maldita les espera, pues Annabelle despierta a los espíritus malignos de la habitación, quienes tienen en la mira a nuevas víctimas: Judy, la hija de los Warren que tiene diez años de edad, y sus amigos. La película está protagonizada por McKenna Grace (de la serie “The Haunting of Hill House”) como Judy; Madison Iseman (“Escalofríos 2: una noche embrujada”) como su niñera, Mary Ellen; Patrick Wilson ( el universo de “El Conjuro” y “La noche del demonio”) y Vera Farmiga (las películas del universo de “El Conjuro”, “Godzilla: el rey de los monstruos” y la serie de TV “Bates Motel”) retomando sus papeles como Ed y Lorraine Warren.

 

“Annabelle 3 viene a casa” es la tercera entrega de las exitosas películas de New Line Cinema “Annabelle”, protagonizada por la muñeca siniestra del universo “El Conjuro”. Gary Dauberman, guionista de las películas “La monja”, “IT: Eso” y “Annabelle” dirige su primer largometraje en la franquicia, “El Conjuro”.

 

Dauberman dirige esta película a partir de un guion de su autoría, basado en una historia de Dauberman & James Wan. Los productores ejecutivos son Richard Brener, Dave Neustadter, Victoria Palmeri, Michael Clear, Michelle Morrissey y Judson Scott. El equipo detrás de cámaras de Dauberman incluye al director de fotografía, Michael Burgess (“La maldición de La Llorona”); la diseñadora de producción, Jennifer Spence (“Annabelle 2: la creación”, “La monja”); al editor, Kirk Morri (“Aquaman”) y a la diseñadora de vestuario, Leah Butler (“Annabelle 2: la creación”). 

 

Share: