En las películas del mundo mórbido, es importante tener una buena historia. Probablemente, también efectos especiales adecuados, actores dispuestos y hasta la música correcta. Sin embargo, aún a pesar de contar con todos esos elementos, hay otro más que termina por sumergirnos dentro del mundo que los directores y guonistas han creado: los diseñadores de producción. Lawrence Paull fue uno de ellos y su talento nos dio mundos emblemáticos.

 

 

Paull tuvo a su cargo la creación del aspecto de varias películas, pero resaltan tres: Volver al FuturoBlade RunnerEscape de Los Angeles.

 

Sin el idealizado e inocente pasado de los 50 en Volver al Futuro, no habríamos creído que Marty McFly se encontraba completamente fuera de su elemento en su propio pueblo, pero 30 años antes. Los barrios desolados y derruidos de Los Angeles no habrían existido para que Snake Plissken caminara entre ellos.

 

 

Definitivamente, el mejor ejemplo del talento de Lawrence Paull tiene que ser Blade Runner, la definitiva película de ciencia ficción, en la que  la ciudad de Los Angeles en 2019 se ha convertido en una cornucopia multicultural, llena de ominosos edificios con monumentales anuncios promocionales, autos voladores y suntuosos corporativos. Sin esos elementos, habría sido mucho más complicado creer que el adusto Rick Deckard se dedicaría a cazar portapieles después de beber una Tsingtao.

Originario de Chicago, Lawrence Paull murió el 10 de noviembre en California, a los 81 años.

Share: