Issur Danielovitch fue el nombre que se le dio al nacer al tremendamente prolífico Kirk Douglas, actor legendario que inició su carrera en 1946, es decir, hace 74 años.

Junto con Burt Lancaster, Douglas fue la epítome de la masculinidad en la era dorada de Hollywood. Su recia presencia y facciones eran sinónimo de un estoicismo y fuerza en la pantalla que pocas veces se han visto.

Entre sus créditos como actor, se podrían mencionar decenas de títulos, pero su permanencia en la memoria de las artes jamás podrá desligarse de Spartacus, la épica en la que Douglas encarna a un esclavo que se rebela ante el imperio más poderoso de todos los tiempos, el romano. El propio Douglas solicitó que fuese Stanley Kubrick quien dirigiese el largometraje, además de defender el derecho de Dalton Trumbo de tener su crédito como guionista, a pesar de estar vetado en Hollywood, debido a su pertenencia al partido comunista.

Con una carrera de poco más de seis décadas, era inevitable que Kirk Douglas coqueteara con el cine mórbido. Entre las cintas que protagonizó, se encuentran Dr. Jekyll and Mr. Hyde (para televisión), Holocaust 2000 , en la que se da cuenta de que su hijo es el Anticristo, la futurista Saturn 3, la antología de historias Two-Fisted Tales y hasta un episodio de Tales from the Crypt.

En la historia del cine, pocos pueden darse el lujo de una trayectoria tan larga. Kirk Douglas, padre del también histrión Michael Douglas, murió el 5 de febrero de 2020, a los 103 años.

Share: