Casi setenta años tuvimos a Christopher Plummer, elegante actor canadiense que mucho participó en el cine mórbido, además de elevar las producciones en las que participó, tanto en teatro, TV como en el cine. Sus tablas en el teatro lo proveyeron de una voz imponente y su talento le permitía pasar de las películas más familiares, a los dramas, comedias y cintas de terror y ciencia ficción más alocadas, pasando por las historias policíacas más sórdidas.

De entre sus 217 créditos en cine y TV, podemos destacar que encarnó al mismísimo Sherlock Holmes en Murder by Decree (1979). Su presencia le permitió interpretar figuras de autoridad, como el detective Jim Henderson en The Pyx (1973), en donde intentaba resolver asesinatos aparentemente ligados a misas negras, Dolores Clairborne (1995), cuando fue el John Mackey de la adaptación de la película basada en la novela de Stephen King y al Emperador de la Galaxia de Starcrash (1978), uno de los muchos clones de Star Wars que surgieron después del éxito de la primera película.

Enfrentó, además, a mosntruos y criaturas míticas en Vampire in Venice (1988), como Paris Catalano, un personaje claramente inspirado en Abraham van Helsing. Eventualmente, en 2000, Plummer encarnaría al famoso médico y cazador de vampiros en la vapuleada Dracula 2000, y al hombre lobo de Jack Nicholson en Wolf (1994). El violento General Chang no habría sido el mismo sin la presencia de Plummer en Star Trek VI: The Undiscovered Country (1991) y los pocos minutos que pasó en pantalla en 12 Monkeys (1995), fueron suficientes para establecer la relación entre su personaje, el virólogo doctor Goines y el de Brad Pitt, el dirigente del Ejército de los Doce Monos.

En 2009, protagonizó una nueva locura de Terry Gilliam, El Imaginario del Doctor Parnassus. En 2011, no podría haber habido un actor mejor para encarnar al atormentado Henrik Vanger, quien busca resolver la desaparición de su sobrina, décadas atrás, en la adaptación hollywoodense de The Girl with the Dragon Tattoodirigida por David Fincher.

Finalmente, entre sus varias participaciones en las que solo usó su voz, destacan tres títulos que acercaron a los niños a la obra de H.P. Lovecraft. Entre 2016 y 2018, dio voz al Doctor West en Howard Lovecraft and the Frozen Kingdom, Howard Lovecraft and the Undersea KingdomHoward Lovecraft and the Kingdom of Madness, todas animadas.

Plummer mantiene el título del actor de mayor edad en ganar un Premio de la Academia, debido a que en 2011, a los 82 años, se hizo acreedor al Oscar por Mejor Actor de Soporte, por la cinta Beginners. Desde luego, siempre será recordado como el Capitán Georg von Trapp, el militar enamorado de una novicia de The Sound of Music.

Christopher Plummer tenía 91 años al morir.

 

 

 

 

 

Share: